Laringitis y ejercicio

La laringitis es la pérdida de la voz o ronquera que se produce cuando tienes hinchazón o irritación en la laringe, o caja de la voz. Tu laringe contiene las cuerdas vocales y se encuentra en la parte superior de la tráquea, que es la vía aérea a los pulmones. La hinchazón de las cuerdas vocales puede causar que la voz ronca esté asociada con laringitis. No existe una indicación médica que no debes hacer ejercicio con laringitis o que la actividad física ayude a la condición. Si haces ejercicio sólo depende de cómo te sientes.

Causas y síntomas

La laringitis es más comúnmente causada por un virus del resfriado o la gripe, lo que puede disminuir tu motivación para hacer ejercicio si no te sientes bien. La afección también puede ser causada por alergias, una infección bacteriana, bronquitis, enfermedad de reflujo gastroesofágico, el daño a tus cuerdas vocales, productos químicos irritantes y neumonía. La laringitis puede causar fiebre, ronquera y glándulas hinchadas. Algunas formas de laringitis causadas por el crup o epiglotitis pueden ser peligrosas para los niños debido al potencial de obstrucción respiratoria.

Enfermedad por reflujo gastroesofágico

La enfermedad por reflujo gastroesofágico, o ERGE, es una posible causa de la laringitis. La ERGE es la forma más grave y frecuente del reflujo gastroesofágico, comúnmente llamado reflujo ácido. En el reflujo gastroesofágico, el contenido del estómago suben hacia el esófago. Cuando se produce el reflujo ácido puedes probar un líquido amargo en la garganta o tener acidez estomacal. De acuerdo con el National Digestive Diseases Information Clearinghouse, la ERGE es el reflujo ácido persistente que ocurre tres o más veces a la semana. El ejercicio y las actividades que implican agacharse y crear presión abdominal vigorosa e intensa puede agravar la ERGE, lo que lleva a esta infección y otros problemas de salud.

Ejercitarse durante la enfermedad

Dependiendo de los síntomas asociados con la laringitis, el ejercicio puede o no puede estar bien. El American College of Sports Medicine recomienda que el ejercicio está por lo general muy bien si tus síntomas son por encima del cuello, como la congestión nasal e irritación de garganta leve. El ACSM indica que te abstengas de hacer ejercicio si tienes síntomas debajo del cuello, como la congestión del pecho y malestar estomacal. Además, no hagas ejercicio con fiebre, muchos dolores en el cuerpo y fatiga.

Toma la decisión

Si tienes un caso de laringitis causada por una enfermedad y tus síntomas son por encima de su cuello, puedes tomar la decisión final sobre si debes ejercercitarte. Si no te sientes buen para seguir tu rutina normal, está bien. Tu cuerpo está tratando de recuperarse así que puede ser beneficioso reducir la intensidad del ejercicio. Por ejemplo, salir a caminar en lugar de correr.

Más galerías de fotos



Escrito por jackie carmichael | Traducido por georgina velázquez