Cómo usar un lápiz astringente

Los lápices astringentes, también llamados lápices hemostáticos, son bloques de alumbre (usualmente sulfato de aluminio) moldeados en forma de lápiz. Biology Online define la hemostática como "una medicina o aplicación para detener hemorragias". El alumbre detiene el sangrado, haciendo que los vasos sanguíneos se contraigan de modo que la sangre deje de fluir por un corte. Los lápices astringentes se utilizan con mayor frecuencia para detener el sangrado causado por arañazos al afeitarse, pero también pueden emplearse en el control de cortes menores. De acuerdo a Straight Razor Place, los lápices astringentes causan una sensación de quemadura al aplicarse, pero controlan rápidamente el sangrado en heridas superficiales.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Gasa limpia
  • Pañuelo o paño limpios

Instrucciones

  1. Humedece la punta de un lápiz astringente con agua fría.

  2. Presiona la punta del lápiz directamente sobre el arañazo por afeitado o corte pequeño y superficial. Sostén el lápiz sobre el corte durante cinco segundos o hasta que el sangrado se detenga. Si el sangrado continúa después de 30 segundos, repite la aplicación durante cinco segundos más. Si es necesario, vuelve a aplicar el lápiz astringente por tercera vez.

  3. Aplica presión sobre el arañazo o corte con trozo de gasa limpio, si el lápiz astringente no pudo detener el sangrado después de tres intentos. Si no logras controlar el sangrado después de 10 o más minutos aplicando presión, o si éste es muy profuso, busca asistencia médica.

  4. Enjuaga la punta del lápiz astringente con agua fría del grifo para remover la sangre.

  5. Seca el lápiz astringente con un pañuelo o paño limpios.

Consejos y advertencias

  • El sulfato de aluminio encontrado en las barras astringentes es el mismo ingrediente que se utiliza en la mayoría de desodorantes.
  • No uses lápices astringentes cerca a los ojos, membranas mucosas o en heridas demasiado grandes o profundas. El Environmental Working Group advierte que el sulfato de aluminio podría causar cáncer, problemas neurológicos o reproductivos.

Más galerías de fotos



Escrito por rose kivi | Traducido por pau epel