¿La langosta es un alimento sano?

La langosta tiene minerales clave como el fósforo y calcio, pero su contenido de sodio y colesterol podría afectar la salud del corazón.

La langosta tiene minerales clave como el fósforo y calcio, pero su contenido de sodio y colesterol podría afectar la salud del corazón.

Ya sea que busques fuentes alternas de proteína para evitar los efectos adversos de la carne roja o sólo quieres más variedad en tu plan de comidas, la langosta es una buena elección para tu sana dieta. Su sabor suave y dulce funciona en una variedad de platillos y también contribuye a tu ingestión diaria de nutrientes, pero debes tener cuidado con platillos tradicionales de langosta, como los rollos de langosta, ya que tienen mucha grasa, lo que reduce el valor nutritivo de tu comida. Ella también tiene algunas desventajas en la nutrición, así que debes consumirla con moderación.

Alta en proteína, baja en grasa

La langosta sirve como una excelente fuente de proteína sin grasa. Cada porción de seis onzas te proporciona con 28 gramos de proteína pero sólo 1.2 gramos de grasa. Esta proteína proporciona aminoácidos; pequeños compuestos que tus células pueden convertir en nuevas proteínas necesarias para mantener tejidos sanos. Las proteínas nutren tus huesos y cartílagos para mantener a tu esqueleto fuerte y también apoya la salud de tu sangre. Una porción de seis onzas de langosta contiene 0.3 gramos de grasa saturada; aproximadamente un por ciento del límite diario recomendado.

Minerales para huesos sanos

Mientras que no es normalmente considerado como alimento de desarrollo de huesos, la langosta proporciona minerales que necesitas para la salud de tu esqueleto. Cada porción de seis onzas contiene 274 miligramos de fósforo y 140 miligramos de calcio. Esto te proporciona un 39 por ciento de tu requerimiento diario de fósforo al igual que el 14 por ciento de la cantidad diaria recomendada de calcio. Ambos minerales forman componentes de hidroxiapatita; el mineral denso y fuerte que abunda en tus huesos. El calcio también apoya la salud de los nervios, mientras que el fósforo nutre las membranas de tus células.

B-12 y colina para la función cerebral

La langosta también nutre a tu cerebro al impulsar tu consumo de colina y vitamina B-12, dos nutrientes esenciales. La colina apoya la producción de neurotransmisores; pequeños conjuntos involucrados en la comunicación del cerebro, mientras que la vitamina B-12 ayuda a mantener la mielina, una sustancia que cubre tus nervios y apoya la transmisión en éstos. La colina también mantiene la salud de las membranas de tus células mientras que la vitamina B-12 promueve la función de las células sanguíneas rojas. Una porción de langosta te proporciona 120 miligramos de colina; 22 por ciento del consumo diario recomendado para hombres y 28 por ciento para mujeres, al igual que 2.1 micro-gramos de vitamina B-12 u 88 por ciento del consumo recomendado diario de vitamina B-12.

Preocupaciones del sodio y el colesterol

Mientras que la langosta proporciona varias ventajas de nutritivas, es también alta en sodio y colesterol. Cada porción de 6 onzas de langosta contiene 719 miligramos de sodio y 216 miligramos de colesterol. Esto contribuye a una gran parte del límite diario sugerido de estos nutrientes; 2.300 miligramos para el sodio y 300 miligramos para el colesterol. Ambos nutrientes tienen el potencial de dañar tu sistema cardiovascular. El sodio contribuye a presión sanguínea alta y el colesterol puede contribuir a altos niveles del mismo en la sangre, dos factores de riesgo para enfermedades del corazón. Si ya sufres de colesterol elevado o del corazón, debes limitar tu consumo de colesterol a 200 miligramos diarios y una sola porción de langosta excede tu límite diario.

Consejos sobre porciones y consideraciones

Abstente de la mantequilla al consumir langosta; no sólo aumenta las calorías pero incrementa tu consumo de grasas saturadas dañinas. De igual manera, evita los rollos de langosta hechos con pan blanco y mayonesa grasosa. En lugar, sirve tu langosta hervida y sazonada con pimienta negra molida o frita con salsa fresca; una mezcla de mango, piña y cilantro, que realza su sabor dulce. utiliza las sobras de los sándwiches hechos con pan de granos enteros o utiliza la carne de langosta para agregar proteína a tus ensaladas favoritas. Asegúrate de cuidar el tamaño de tus porciones para evitar consumir demasiado sodio y colesterol y haz de la langosta un gusto ocasional en lugar de una parte regular de tu dieta.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por glen boyd