Las lagartijas (push-ups) y el dolor en las axilas

Las axilas consisten de redes de músculos bajo los brazos, las cuales trabajan en conjunto con los músculos del pecho (principalmente los pectorales mayores) al hacer lagartijas (push-ups). Durante este ejercicio, las redes de músculos de las axilas hacen la función de estabilizadores y esforzarlas demasiado puede ocasionar dolor o molestia en el área.

Hechos

Al hacer lagartijas, pueden ocurrir diversos grados de tensión muscular, provocando dolor en la zona de las axilas. La lesión por exceso de uso, el tipo más común de lesión deportiva, se produce cuando el área somete a micro-traumas, dando por resultado dolor muscular, tal como en el caso del dolor en las axilas cuando haces lagartijas, según la American Orthopaedic Society for Sports Medicine, o AOSSM. Las causas de las lesiónes por exceso de uso incluyen la aceleración excesiva de la intensidad, la frecuencia o la duración del ejercicio, una técnica inadecuada y escasa flexibilidad, informa la AOSSM.

Solución

La hinchazón y el dolor en el área de las axilas después de realizar las lagartijas indica que podría haber ocurrido una distensión muscular o desgarre en el músculo, según el centro médico Milton S. Hershey de Penn State. El protocolo común de tratamiento para las lesiones musculares incluye el descanso, el uso de compresas de hielo y la elevación del área lesionada. Evita esforzar en exceso el área hasta que el músculo se cure completamente, utiliza compresas de hielo y toma medicamentos antiinflamatorios para reducir la hinchazón, recomienda Penn State.

Prevención

Prevén las lesiones por exceso de uso aprendiendo la técnica adecuada para hacer lagartijas y avanzando con tu programa de acondicionamiento físico a un grado razonable. Puedes evitar la mayoría de las lesiones por exceso de uso poniendo en practica una combinación de la postura adecuada y la regla del 10 por ciento, la cual afirma que no debes aumentar tu nivel de actividad en el ejercicio más del 10 por ciento a la semana, según la AOSSM. Incorpora el entrenamiento de flexibilidad en tu régimen de ejercicios para estirar correctamente los músculos circundantes y disminuir las probabilidades de lesiones por exceso de uso.

Tipos

Intenta hacer una variedad de lagartijas e incorpora versiones que no ocasionen un esfuerzo excesivo en el área de las axilas. Modifica las lagartijas clásicas haciéndolas sobre tus rodillas, o intenta hacerlas con una inclinación hacia arriba y hacia abajo. Cambiar la posición de tus manos también tiene que ver con el efecto en tus axilas. Cuando haces lagartijas, levantas el equivalente al 60 por ciento de tu peso corporal, de acuerdo con el competidor de fisicoesculturismo y autor Lee Hayward. Si las lagartijas ocasionan mucho esfuerzo en el área de las axilas, intenta aumentar tu fuerza gradualmente con prensas de pecho utilizando mancuernas.

Consideraciones

Las lagartijas, como un ejercicio compuesto, ofrece ventajas únicas que lo califican como un ejercicio de entrenamiento de fuerza principal. Este trabaja varios músculos de la parte superior del cuerpo incluyendo el área del pecho, hombros, tríceps y abdomen. Otros beneficios incluyen una mejora en la resistencia de la parte superior del cuerpo, la circulación, el nivel de energía y la salud cardiovascular, según el International Business Times. Después de que tus músculos de las axilas se recuperen completamente y tienes la postura apropiada, considera continuar incluyendo las lagartijas en tu régimen de ejercicios para aumentar la fuerza y construir tejido muscular magro. Consulta con tu médico o fisiólogo deportivo antes de continuar tu programa de ejercicios si sospechas de una lesión.

Más galerías de fotos



Escrito por sunny griffis | Traducido por maria del rocio canales