¿Qué hacen las lagartijas (push ups) por tu cuerpo?

Ya seas un ávido aficionado al entrenamiento físico que realiza lagartijas (push ups) durante los descansos en el trabajo o alguien que sólo ocasionalmente hace este ejercicio en casa, hacer lagartijas tiene muchos beneficios. Incluir este simple ejercicio, en el que aguantas tu propio peso corporal, en tu rutina de ejercicios no es sólo una manera de ganar fuerza; cada vez que levantas tu cuerpo del piso, estás ayudando a tu salud.

Músculos más fuertes y sanos

Muchas personas hacen lagartijas por sus beneficios de fortalecimiento muscular. Aunque también puedes fortalecer los músculos con pesas libres, los ejercicios en los que soportas tu propio peso corporal resultan muy prácticos en cualquier lugar. Este ejercicio fortalece una larga lista de músculos, incluyendo tus pectorales, deltoides, tríceps, bíceps, abdominales, oblicuos, cuádriceps y los músculos erectores de la columna. No verás un notable crecimiento de los músculos después de una sesión de entrenamiento, pero si te dedicas con constancia al ejercicio, podrás lucir y sentirte más fuerte con el tiempo.

Un paso en el viaje hacia la pérdida de peso

Aunque es improbable que pierdas una cantidad significativa de peso haciendo solamente lagartijas, este ejercicio puede contribuir a alcanzar tu objetivo de perder grasa. Las lagartijas queman calorías lentamente; una persona de 150 libras quema sólo 57 calorías en 10 minutos haciendo lagartijas, en comparación con 130 calorías en 10 minutos corriendo a 7 mph. Sin embargo, el beneficio añadido de este ejercicio es su capacidad para aumentar tu metabolismo. El entrenamiento de fuerza es una forma eficaz de poner en marcha tu tasa metabólica basal, que produce un aumento en la quema de calorías durante todo el día, y las lagartijas son una manera fácil de añadir el entrenamiento de fuerza a tu rutina de ejercicios.

Mente y cuerpo saludables

Las lagartijas son una manera ideal para mejorar tu salud en general, más allá de fortalecer tus músculos y ayudar a quemar calorías. Los ejercicios de entrenamiento de fuerza tales como las lagartijas pueden mejorar tu flexibilidad, aumentan tu resistencia, limitan las molestias de condiciones médicas actuales, fortalecen tu corazón, mejoran la densidad ósea y facilitan los movimientos cotidianos. Mientras desarrollas un cuerpo físico más apto a través de ejercicios como las lagartijas, también puedes notar un aumento en tu autoestima y en tu confianza.

Lenta y constantemente es mejor

Teniendo en cuenta los numerosos beneficios de las lagartijas, es tentador realizar este ejercicio cuando tienes un momento libre. El entrenamiento de fuerza frecuente, sin embargo, puede conducir al sobre-entrenamiento y a padecer dolor muscular. Limita tu entrenamiento de fuerza a dos días por semana, idealmente con dos días de descanso entre cada sesión para dar a tu músculos y articulaciones suficiente tiempo para recuperarse. Siempre trabaja todos tus grupos de músculos por igual; no hagas lagartijas como tu único ejercicio de fortalecimiento. Una lagartija adecuada comienza acostándote en el piso boca abajo, con las palmas mirando hacia abajo de los hombros. Aprieta los músculos de abdomen y levanta tu cuerpo enderezando tus brazos. Mantén la espalda recta, los músculos apretados y dobla los brazos hasta que bajes tu cuerpo nuevamente al piso para terminar tu primera repetición. Haz las lagartijas como parte de una rutina de entrenamiento de fuerza equilibrada que incluya estiramientos dinámicos para calentar antes del entrenamiento y estiramientos estáticos después de tus ejercicios para enfriar tu cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por william mccoy | Traducido por maria del rocio canales