¿La lactancia provoca somnolencia?

La somnolencia es una queja común de muchas nuevas madres que amamantan. Las condiciones de salud, el estilo de vida, los cambios hormonales y el entorno físico, contribuyen a la sensación de somnolencia y la fatiga cuando amamantas. El relajar los estándares habituales, consiguiendo todo el descanso que puedas y llevando una dieta nutritiva durante la lactancia de tu bebé puede ayudar a conservar la energía y reponer las reservas de tu cuerpo.

Condiciones de salud

Recuperarte de un parto por cesárea y tomar analgésicos potentes después de la cirugía puede causar somnolencia durante la lactancia. Si has experimentado anemia durante el embarazo, experimentar somnolencia durante las primeras semanas de la lactancia de tu bebé no es infrecuente. La pérdida de sangre durante el parto de tu bebé también causa somnolencia durante los primeros días de la lactancia materna a tu recién nacido, hasta que tu cuerpo repone el suministro de sangre. Si tu somnolencia no mejora dentro de unas pocas semanas del parto o experimentas somnolencia junto con cambios de estado de ánimo cuando tu bebé tenga varios meses de edad, consulta a tu médico con respecto a la detección de la depresión postparto.

Hormonas


Tu cuerpo libera la oxitocina y la prolactina en cada sesión de lactancia.

Tu cuerpo libera la oxitocina y la prolactina en cada sesión de lactancia. Estas hormonas no sólo son una señal al cuerpo para producir y liberar la leche, sino que también promueven una sensación de relajación y amor maternal, explica Sarah Buckley, MD, del sitio web Mother and Child Health. Después del parto, algunas madres experimentan disfunción tiroidea, como el hipotiroidismo, que causa somnolencia marcada durante todo el día, de acuerdo con el sitio web de BabyCenter. Consulta con tu médico si tu somnolencia es severa y persistente.

Medio ambiente

El lugar en el que amamantas a tu bebé es a menudo un disparador para la somnolencia. Acostarte en la comodidad de tu cama usando la posición decúbito lateral a menudo hace que la madre y el bebé concilien el sueño, sobre todo cuando la lactancia materna ocurre durante la noche, mientras que el resto de la casa está en silencio. Mecerse en un planeador con tus pies apoyados en una otomana mientras amamantas te relaja con el movimiento rítmico y cerca de la calidez de tu bebé contra tu piel, causando que te sientas somnolienta. Ver a tu bebé dormido mientras amamantas también puede provocar que estés somnolienta.

Estilo de vida


Amamantar a tu bebé consume una cantidad significativa de tu tiempo y energía.

Amamantar a tu bebé consume una cantidad significativa de tu tiempo y energía. Comer una dieta pobre mientras le das pecho disminuye las reservas de tu cuerpo de vitaminas y minerales, lo que genera somnolencia y fatiga. Continuar con tus vitaminas prenatales ayuda a reponer los nutrientes de tu cuerpo. La falta de sueño debido a los hábitos de sueño impredecibles de tu bebé o los despertares frecuentes para amamantar también contribuyen a la somnolencia. Tratar de hacer demasiado, como para mantenerte al día con las tareas domésticas o entretener a los visitantes, deja a muchas madres que amamantan la sensación persistente de somnolencia y fatiga.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica lietz | Traducido por luciano ariel castro