Lactancia materna y hombros doloridos

La lactancia materna tiene numerosos beneficios tanto para la mamá como para el bebé. Sin embargo, el cuerpo de una mamá en etapa de lactancia sigue siendo afectado por los cambios hormonales del embarazo y es un riesgo para el exceso de movilidad articular. Toma tiempo para tu cuerpo corregir los cambios posturales que ocurren durante el embarazo, lo que aumenta tu riesgo de problemas óseos y musculares. El dolor de hombros es una de las quejas más comunes de las nuevas madres lactando. Mantener el posicionamiento correcto del bebé es esencial para prevenir la irritación e inflamación de músculos y articulaciones.

Causas del dolor de hombros

Las mamás que amamantan naturalmente lo hacen en una postura flexionada, redondeando los hombros y manteniendo una posición hundida. Esto provoca que los músculos frente a los hombros se encojan y aprieten, y los músculos tras los hombros y de la espalda alta se estiren. Mantener una posición estirad puede llevar a espasmos musculares y malestar. Las malas posturas combinadas con sostener el peso del bebé también aumentan la probabilidad de dolor en los bíceps del brazo.

Prevención


La posición de cuna es la técnica más común adoptada por las nuevas madres.

Mantener una buena postura es la llave para prevenir el dolor de hombros al amamantar. Coloca a tu bebé de manera que quede al nivel del pecho. No te inclines hacia adelante o encorves para alcanzar tu pecho hacia el bebé. Una almohada de amamantar te ayuda a que el bebé quede a la altura correcta. La Leche League recomienda las posiciones de cuna, de fútbol americano y lateral para disminuir el estrés en tu cuerpo mientras amamantas. En la posición de cuna, el bebé está acostado sobre tu regazo como si estuvieras meciéndolo. En la de fútbol americano, coloca al bebé bajo tu brazo, como un balón. Ambas posiciones requieren que el bebé esté sostenido a la altura apropiada. La posición lateral es usada en la cama con el bebé recostado a tu lado. Ésta posición es la menos agresiva para tu cuerpo.

Tratando los hombros adoloridos

El calor húmedo o un masaje pueden ayudarte a aliviar el dolor de hombros. Los medicamentos antiinflamatorios, prescritos por tu médico, pueden disminuir la duración y severidad de los síntomas. Nunca tomes medicamentos mientras amamantas sin comentarlo con tu médico, ya que muchos medicamentos pueden pasar a la leche materna. El estiramiento suave del área de tus hombros, también puede ayudar. La posición lateral acostada puede usarse para descansar un hombro irritado. Si no puedes recostarte durante las sesiones de lactancia, observa cuidadosamente tu postura y cómo colocas a tu bebé.

Otras consideraciones

Un especialista en lactancia puede ayudarte con las técnicas de posicionamiento y recomendaciones de una almohada de lactancia para tu peso y tipo de cuerpo. Un terapeuta físico, especialmente uno especializado en la salud de la mujer, puede ayudarte también con las técnicas de posicionamiento y tratamiento para el hombro inflamado. Puedes necesitar cambiar las posiciones conforme tu bebé crece.

Más galerías de fotos



Escrito por mary tolley rhodes | Traducido por arcelia gutiérrez