La lactancia materna y el estreñimiento en un bebé

Casi todos los padres se inquietan por las evacuaciones de su bebé o por la falta de estas. Una disminución en el número de deposiciones a menudo indica estreñimiento en los niños y los adultos, así que los padres naturalmente se desesperan si su bebé no tiene un pañal sucio cada día. La buena noticia es que los bebés que son amamantados exclusivamente raramente tienen estreñimiento, incluso cuando de repente dejan de tener movimientos intestinales durante largos períodos. El estreñimiento puede indicar un problema de salud serio en los bebés, por lo que es importante reconocer los síntomas y saber cómo tratarlo.

Diagnósticar estreñimiento

El estreñimiento se refiere a la apariencia de las heces, más que el número de movimientos, de acuerdo con el Dr. William Sears de AskDrSears.com. Las heces secas y duras o las pequeñas y firmes como piedritas indican estreñimiento. Los niños con estreñimiento suelen llorar de dolor antes y durante la defecación, se ponen rojos en la cara y tiran sus piernas hasta el estómago, lo que puede estar duro e hinchado. Las vetas de sangre en las heces pueden indicar también el estreñimiento ya que las heces duras pueden causar pequeños desgarros en la pared del recto cuando son expulsadas.

Deshidratación

La deshidratación es la causa más común de estreñimiento en los bebés exclusivamente amamantados. La disminución de las cantidades de orina, la saliva y las lágrimas y una apariencia hundida de los ojos y la fontanela, indican la deshidratación. Normalmente, en el momento en que el bebé tiene aproximadamente 6 semanas, la leche materna de la madre es 90 por ciento agua. Por lo tanto, aumentar el número de veces que el bebé se alimenta puede restaurar la hidratación. Aunque pequeños sorbos ocasionales de agua son seguros para los bebés alimentados con leche materna, las grandes cantidades de esta son innecesarias y pueden causar un desequilibrio electrolítico.

Alergias a los alimentos

Los alimentos consumidos por las madres en periodo de lactancia pueden causar reacciones alérgicas y, en ocasiones, estreñimiento en los bebés. El gas producido por las reacciones a estos alimentos en el estómago del bebé también puede contribuir a la incomodidad e irritabilidad, incluso en la ausencia de verdadero estreñimiento. Los productos lácteos elaborados con leche de vaca son los culpables más comunes, pero otros alimentos también pueden causar malestar. Si sospechas de alergias a los alimentos, la Leche League sugiere que las madres traten de eliminar o rotar los alimentos sospechosos en su dieta para prevenir las reacciones alérgicas en el bebé.

Causas raras

Si los cambios dietéticos no alivian el estreñimiento o el bebé no aumenta de peso, consulta a un pediatra. En casos raros, el estreñimiento infantil puede ser causado por una pequeña abertura rectal que impide el paso de las heces. Las enfermedades congénitas como la enfermedad de Hirschsprung pueden causar estreñimiento en casos raros, señala MayoClinic.

Cambios normales

De acuerdo con la Leche League, el número de evacuaciones del bebé alimentado con leche materna se pueden reducir drásticamente alrededor de 6 semanas de edad y los bebés pueden durar una o dos semanas sin tener ninguna. Esto es principalmente porque la leche materna se "formula" para la digestión óptima, por lo que hay menos residuos que eliminar. Además, el calostro desaparece de la leche materna alrededor de este tiempo. Sin los efectos laxantes de calostro, el bebé debe aprender a controlar sus músculos para eliminar las heces, lo que lleva al gruñido desconcertante y las caras rojas. Mientras las heces poco frecuentes sean suaves y el bebé esté orinando con normalidad, es poco probable que esté estreñido.

Más galerías de fotos



Escrito por erin thacker | Traducido por maría j. caballero