Labios y ojos inflamados después de correr en la cinta

La inflamación en los ojos y labios después de trotar en la cinta por lo general es causada por una reacción alérgica desencadenada por una variedad de situaciones. Además de la inflamación facial. los síntomas pueden incluir enrojecimiento de la piel, náuseas, mareos, urticaria, picazón, dolor abdominal y problemas para respirar. Los síntomas pueden comenzar a los 30 minutos de comenzar el ejercicio y pueden permanecer por horas. Debido a que una reacción alérgica inducida por el ejercicio puede tener riesgo de vida, es esencial entender las causas exactas y cómo puedes tratarla. Como siempre, consulta a tu médico si los síntomas persisten y son severos.

Los sospechosos comunes

Ciertos alimentos como los tomates, el apio (celery), los maníes, el trigo y los mariscos pueden desencadenar una reacción alérgica que causa inflamación en los labios y los ojos durante y después de tu entrenamiento en la cinta. Los alimentos como estos pueden debilitar o desestabilizar los mastocitos y los basofilos, cierto tipo de glóbulos blancos, y desencadenar una reacción alérgica. La inflamación facial también puede ser el resultado de una alergia estacional si corres en la cinta durante la temporada de polen. Además, el ejercicio intenso o el entrenamiento en condiciones de mucha humedad o calor pueden causar un edema inducido por el ejercicio, también llamado retención de líquidos, en la cara.

Deshazte de la inflamación

Inmediatamente deja de correr en la cinta si tienes inflamación facial. Si los síntomas son moderados, aplica una compresa fría en tu rostro y labios por algunos minutos a la vez para ayudar a aliviar la inflamación y la incomodidad. También puedes tomar un antihistamínico de venta libre o ranitidina para tratar los síntomas. Usa tu inhalador si te han recetado uno en ataques alérgicos previos. La inflamación severa relacionada con la alergia puede necesitar ser tratada con una auto inyección de epinefrina. Como siempre, consulta a tu médico antes de tomar cualquier medicación, incluso si son de venta libre.

Destierra los futuros ataques

Para ayudar a prevenir futuras reacciones alérgicas relacionadas con el ejercicio, puedes tomar antihistamínicos antes del entrenamiento según las indicaciones de tu médico. Deberías evitar comer por cuatro o más horas antes de entrenar para ayudar a evitar reacciones alérgicas relacionadas con los alimentos después del ejercicio. Si sospechas que un alimento está desencadenando tus ataques, puedes consultar a un médico o alergista para encontrar el alimento responsable. Trata de evitar el ejercicio en condiciones muy húmedas o calurosas; enciende el aire acondicionado, coloca un ventilador o abre una ventana abierta para ayudar a mantenerte fresca durante el entrenamiento.

Procede con cautela

No ignores la inflamación facial después del ejercicio. Algunas veces las reacciones alérgicas pueden intensificarse, resultando en pérdida de conciencia, inflamación en la garganta, bloqueo de las vías aéreas e incluso la muerte. Llama a tu médico o ve a la sala de emergencias si experimentas respiración anormal o si tu inflamación facial es severa, no responde al tratamiento casero o empeora. Siempre haz ejercicio con alguien si has sufrido alergias producidas por el ejercicio anteriormente. Asegúrate de que tu compañero conozca tu problema y sepa cómo ayudarte en el caso de que se produzca un episodio.

Más galerías de fotos



Escrito por rose erickson | Traducido por maria eugenia gonzalez