La diferencia entre los corredores de fondo y los velocistas

Escrito por Scott Amato
Desde altura a peso y a masa muscular, hay muchas diferencias entre los corredores de fondo y los velocistas.
Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

Los corredores de fondo y los velocistas tienen una cosa en común: tratan de ganar carreras. Físicamente, son completamente opuestos. Los corredores de fondo son delgados, lo que funciona mejor para cubrir distancias. Los velocista son poderosos y explosivamente rápidos en distancias cortas. Los dos tipos de corredores difieren en velocidad y tipo de cuerpo.

Altura

Generalmente, los corredores de fondo son altos. Tienen brazos largos que mueven para mayor potencia. Los corredores de fondo también tienen piernas largas que les permiten zancadas mayores. Cubrir más espacio con menos pasos les permite llegar en menos tiempo a la meta. Los velocistas suelen ser más bajos que los corredores de fondo. Sus piernas cortas son benéficas para generar velocidad rápidamente.

Peso

Los corredores de fondo llevan el menor peso posible. Correr carreras que cubren una milla o más requiere fortaleza y resistencia. Llevar demasiado peso es una carga para los fondistas y les resta velocidad. Estos atletas deben quemar calorías constantemente durante los entrenamientos y en las competencias, de forma que el exceso de peso es rara vez una preocupación. Los velocistas pesan más y la mayor parte de su peso es músculo. Tener más peso les permite correr con más potencia. El peso extra también les ayuda a cortar el viento.

Masa muscular

Los corredores de fondo desarrollan músculos largos y magros, especialmente en el tren inferior. Los velocistas tiene músculos gruesos. Muslos y pantorrillas fuertes le ayudan a los corredores de velocidad a explotar desde la línea de salida. También tienen el tren superior más fuerte. Sus poderosos brazos empujan y proveen velocidad y potencia máxima al tiempo que ayudan en el balance. Los corredores de fondo dependen del entrenamiento aeróbico para prepararse para las carreras. Los velocistas también realizan entrenamiento aeróbico, pero también levantan pesas para ganar musculatura.

Riesgos físicos

Los corredores de fondo y los velocistas corren carreras completamente distintas. También corren riesgos de lesiones distintos. Los fondistas suelen ser detenidos por fracturas por estrés, periostitis tibial y calambres musculares, una consecuencia de la deshidratación producida por las carreras largas como los maratones. Los velocistas deben preocuparse de tirones en músculos y tendones que ocurren debido a la aceleración súbita. Los fondistas y los velocistas son propensos a lesiones en los tobillos, rodillas y espalda que pueden ser causadas por demasiado entrenamiento y competición.