Kickboxing y problemas de rodilla

El Muay Thai y otros estilos de kickboxing, independientemente del ejercicio cardiovascular o la competencia de artes marciales brinda ejercicio riguroso para los practicantes. Sin embargo, debes tener cuidado en tu entrenamiento para evitar lesiones, en especial en tus rodillas. El uso excesivo y el desgarre de las rodillas puede ser doloroso (aunque en la mayoría de los casos graves requiere de cirugía) y limite de forma potencial tu entrenamiento de kickboxing.

Identificación

El sitio web de la International Fitness Association o IFA, por sus siglas en inglés identificó una serie de causas de lesiones de rodilla debido a la actividad constante por parte de los peleadores. Estas causas incluyen los calentamientos y estiramientos inadecuados, hiperextensión de las rodillas y movimientos de cintura que pueden sobre extender o torcerse las rodillas. Además, al ejecutar una patada lateral sin girar la cadera pones presión lateral en la rodilla, establece la IFA.

Tipos

El quiropráctico y artista marcial, Dr. John H. Park describió dos de los tipos más comunes de lesiones en la rodilla que ocurren entre los peleadores de kickboxing y otros artistas marciales en un artículo en 2008 en la revista "Fight". La mayoría de las lesiones en los ligamentos de la rodilla, los tejidos que se unen a los huesos, resultan de los principiantes excesivamente entusiastas o de errores en un combate competitivo. Las lesiones de rodilla más comunes en los peleadores de kickboxing incluyen esguinces en el ligamento anterior cruzado, ACL por sus siglas en inglés y el ligamento medio colateral, MCL por sus siglas en inglés. El ACL evita la hiperextensión de la rodilla, la cual, aunque permite que la rodilla gire y resista los golpes, en ocasiones puede resultar en una lesión ACL. La MLC, que se encuentra en el interior de la rodilla, une la pierna al muslo. Un golpe en la parte externa de la rodilla a menudo puede generar la lesión MCL.

Características

Un peleador de kickboxing con una lesión ACL o MCL por lo general siente una sensación de explosión seguido inmediatamente de dolor, de acuerdo con Park. Otros síntomas de la lesión ACL incluyen inflamación de la articulación de la rodilla y dificultad para caminar. Si tu lesión es una MCL sentirás dolor en la parte interna de la rodilla además de inflamación y sensación de inestabilidad en la rodilla.

Efectos

Los esguinces ACL tienen tres grados de gravedad. El de grado I es doloroso aunque sólo involucra una lesión mínima en el ligamento. El de grado II involucra una lesión más fuerte, así como debilitamiento en la articulación de la rodilla. El de grado III es el más grave, ya que involucra desgarre del ligamento. Es necesario realizar una IRM para determinar la gravedad del desgarre ACL.

Prevención y solución

Si tienes un desgarre completo ACL, necesitarás cirugía para continuar con el entrenamiento y la competencia en el kickboxing. La operación reconstruye el ligamento con otros ligamentos o tendones de otra pate de tu pierna o de un cadáver. Después de la cirugía, necesitarás terapia física, la cual, dice Park, dejará tu rodilla lesionada como nueva. Para evitar lesiones de rodilla durante el entrenamiento, la IFA aconseja a los peleadores de kickboxing a mantener sus rodillas suaves y ligeramente inclinadas durante el entrenamiento y la competencia y evitar sobre extender las rodillas al momento de ejecutar las patadas.

Más galerías de fotos



Escrito por shane hall | Traducido por karen angelica malagon espinosa