¿Los jugos de remolacha, tomate y apio ofrecen beneficios para la salud?

Preparar y beber jugos es una forma efectiva para disimular el sabor de las verduras que, de otra manera, no comerías; de este modo puedes consumir nutrientes vitales para tu cuerpo. Las personas partidarias de estas bebidas creen que el cuerpo absorbe los nutrientes con más facilidad si consumes jugos en lugar de frutas y verduras enteras; y al mismo tiempo permites que el sistema digestivo se tome un descanso. Sin embargo, la nutricionista profesional Jennifer Nelson informa que no existe ninguna investigación que apoye estas afirmaciones. Existen muchos jugos ricos en nutrientes, como jugo de remolacha (beet), de tomate y de apio (celery). Si combinas estos tres alimentos puedes crear un jugo que aportará un gran cantidad de nutrientes.

Jugo de remolacha

Las remolachas son hortalizas que están disponibles en variedades rojas, doradas y blancas. Las remolachas blancas, o remolachas azucareras, se utilizan para obtener azúcar; las rojas son las que más se usan para preparar alimentos y jugos. Remolachas rojas son los más utilizados en los alimentos y los jugos. El jugo de remolacha no contiene grasas, grasas saturadas ni colesterol, de modo que es una adición ideal para una dieta saludable para el corazón. Además, este tipo de jugo contiene abundante ácido fólico, una vitamina B que ayuda al cuerpo a procesar las proteínas, a formar nuevos glóbulos rojos y a fabricar ADN. El ácido fólico es importante para las mujeres embarazadas porque ayuda a prevenir defectos de nacimiento. El jugo de remolacha también contiene betaína, un nutriente que contribuye con la función hepática y puede proteger al cuerpo contra el cáncer de hígado.

Jugo de apio

Al igual que la remolacha, el apio es una verdura con niveles bajos de grasas, y que contiene ácido fólico y retiene muchas vitaminas y minerales cuando de procesa para elaborar jugo. El potasio es un mineral y un electrolito que cumple un rol importante en la salud del corazón, la digestión y la contracción muscular. El betacaroteno es un antioxidante que el cuerpo convierte en vitamina A, si es necesario. Esta vitamina contribuye con la salud de los ojos y la piel, y fortalece al sistema inmunológico. niversity of Maryland Medical Center indica que una dieta con gran cantidad de betacarotenos puede ayudar a prevenir cáncer y enfermedades cardíacas.

Jugo de tomate

El jugo de tomate contiene licopeno, un pigmento que se cree que previene ciertos tipos de cánceres, según informa American Dietetic Association. El licopeno es un antioxidante, una sustancia que neutraliza los radicales libres que se producen durante las actividades metabólicas del cuerpo y que pueden causar daños. El jugo de tomate también contiene gran cantidad de calcio, potasio y vitaminas A y C. En particular, la vitamina C ayuda a conservar la salud del sistema inmunológico, mientras que el calcio es importante para fortalecer los huesos y los dientes.

Consideraciones

Los jugos de verduras contienen una gran cantidad de vitaminas y minerales saludables que provienen de las frutas originales, pero los jugos no retienen la fibra. La fibra es un hidrato de carbono que el cuerpo no puede digerir y es un elemento importante para conservar la salud digestiva. Además ayuda a reducir la absorción de azúcar en el torrente sanguíneo, situación que estabiliza el azúcar en sangre y logra que sientas saciedad por más tiempo. Siempre consume verduras frescas, porque los nutrientes se descomponen con el tiempo y se pueden desarrollar bacterias con rapidez. El jugo de remolacha, de apio y de tomate sólo es saludable con moderación. Supervisa el tamaño de la porción de jugo, porque el exceso de calorías puede generar un aumento de peso. Las calorías en los jugos son líquidas, de modo que es simple incorporar gran cantidad de ellas en poco tiemop. La nutricionista profesional Katherine Zeratsky recomienda que los adultos consuman no más de 4 onzas de jugo por día. Los jugos de verdura no deben sustituir a los alimentos integrales en una dieta.

Más galerías de fotos



Escrito por lauren saglimbene | Traducido por vanesa sedeño