El jugo de tamarindo y el colesterol

El jugo de tamarindo se prepara hirviendo pulpa seca de vaina de tamarindo en jarabe de azúcar hasta que se suaviza y se cuela en un colador. El Tamarindus Indica es nativo de Madagascar y se introdujo al este de África, al Medio Oriente y a Sudamérica, donde los institutos de investigación regionales evalúan la pulpa de tamarindo como fuente de medicación para el tratamiento del colesterol.

Falta de pruebas de laboratorio


El Tamarindus indica L. tiene hojas típicas como los arbustos de legumbres.

K. Sambaiah y K. Srinivasan de India’s Central Food Technological Research Institute en Mysore realizaron la primera evaluación, en 1991, sobre el potencial de reducción de colesterol que proporciona el tamarindo. Durante los experimentos de laboratorio convencionales llevados a cabo en ratas, descubrieron que ni el tamarindo, el comino, el jengibre ni la canela tenían potencial reductor de colesterol en un porcentaje que puede ser proporcional a cinco veces la cantidad usualmente incluida en la alimentación humana promedio. El jugo de tamarindo en cantidades de una alimentación normal no reduce el colesterol.

Beneficios de estudios en hamsters

En 2005, F. Martinello et al. en The University of São Paulo en Brasil, llevaron acabo experimentos convencionales en dos grupos de hamsters. Durante 10 semanas, se alimentó a los hamsters con una dieta diseñada para aumentar mórbidamente los niveles de colesteroll. A un grupo se le dio agua natural para beber y al otro se le dio agua con un 5 por ciento de extracto de pulpa de tamarindo crudo. El grupo que consumió el agua con tamarindo disminuyó sus niveles de colesteroll total un 50 por ciento, 73 por ciento en colesterol no HDL, 60 por ciento en trigliceridos y 61 por ciento en colesteroll HDL.

Estudio a voluntarios humanos

En 2006, A.S.M. Maruf Iftekhar de la facultad de farmacología de University of Asia Pacific en Bangladesh lideró un equipo que hizo la primera evaluación del tamarindo en voluntarios humanos. A los voluntarios se les administró una dosis de 15 miligramos de pulpa de tamarindo deshidratada y pulverizada por cada kilo, o 2.2 libras, de peso corporal durante cuatro semanas. El doctor Iftekhar reportó que hubo un descenso de aproximadamente 20 por ciento de baja densidad de colesterol LDL "malo" y ninguna de la alta densidad de colesterol HDL "bueno". Sin embargo, los triglicéridos séricos aumentaron un 30 por ciento.

Mecánica posible

El Dr. Iftekhar, sugirió, más no llegó a la conclusión, de que es probable que el tamarindo disminuya el LDL y conserve el HDL disminuyendo la cantidad total de colesterol en sangre. Como resultado, los niveles intercelulares de colesterol también disminuyen, elevando los receptores de LDL en la membrana celular que transporta el LDL de la sangre a la célula. Las enzimas que se encuentran dentro de los lisosomas de las células hidrolizan el LDL a colesterol libre, que luego pasa a ser parte de la membrana plasmática.

Nutrición

La pulpa natural de tamarindo contiene un 40 por ciento de azúcar, pero el ácido tartárico conforma más del 12 por ciento de la pulpa y le da un sabor agrio. Sin embargo, algunas variedades, especialmente en Tailandia, se han seleccionado por su dulzura y no tienen casi nada de ácido. La pulpa se seca mientras la vaina madura en el árbol y proporciona un 4 por ciento de proteína, es una buena fuente de vitaminas B, conocidas como tiamina, niacina y riboflavina. De acuerdo con "The Lost Crops of Africa", el tamarindo es 0.1 por ciento calcio, el mayor valor de calcio en una fruta.

Más galerías de fotos



Escrito por sara kirchheimer | Traducido por yarzeth ayala