Cómo hacer jugo de naranja con piel

Dale a tu jugo de naranja casero un aumento nutritivo y de sabor haciéndolo con la piel. Las naranjas son famosas por su contenido de vitamina C, pero son también una buena fuente de vitamina A, vitaminas del complejo B, potasio y una variedad de otros minerales esenciales. La piel de naranja -quitando la ralladura para su uso en pequeñas cantidades en la cocina- no es tan conocida por sus beneficios nutricionales o incluso como algo para ser consumido, pero en realidad está llena de vitamina C y otros nutrientes, como el limoneno, el glucarato y la pectina.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Cepillo
  • Cuchillo
  • Exprimidor eléctrico

Instrucciones

  1. Selecciona naranjas con cáscaras suaves y firmes libres de magulladuras u otros daños visibles y que se sientan pesadas para su tamaño. Opta por naranjas orgánicas, si es posible, ya que vas a estar consumiendo las cortezas, que de otro modo probablemente contengan residuos de plaguicidas.

  2. Enjuaga las naranjas bajo un chorro fuerte de agua fría en el fregadero. Cepíllalas cuidadosamente con un cepillo firme bajo el agua corriente para eliminar cualquier suciedad, escombros, bacterias y productos químicos.

  3. Corta cada naranja en ocho segmentos iguales con un cuchillo afilado. Quita y desecha las semillas a medida que las encuentres. Luego, corta cada segmento en un par de piezas más pequeñas para caber fácilmente en el tubo del exprimidor. Tira a la basura cualquier semilla adicional a medida que aparezca.

  4. Coloca la taza de tu exprimidor eléctrico en el lugar apropiado, o coloca un vaso debajo de la salida, dependiendo del modelo en particular que estés utilizando. Revisa las instrucciones del fabricante si necesitas ayuda con la configuración.

  5. Pon pequeños trozos de naranja cortada en el tubo del extractor de a uno a la vez. Enciende el exprimidor o presiona el pistón según sea necesario para tu máquina, refiriéndote al manual del usuario para obtener ayuda si es necesario. Repite el proceso hasta que hayas utilizado todos los trozos de naranja.

Consejos y advertencias

  • Mezcla las naranjas con otras frutas, como fresas, bananas o piña, para un jugo con un sabor más complejo. Úsalo como base para batidos o postres congelados, si quieres.
  • Consume tu jugo de naranja rápidamente, ya que el jugo fresco no mantiene su sabor tanto tiempo. Refrigera las porciones no utilizadas, preferentemente en un frasco de vidrio hermético, hasta unos pocos días.
  • Elege un exprimidor eléctrico centrífugo sobre un exprimidor eléctrico de presión. Debido a la forma en que hace que ciertas enzimas permanezcan inactivas durante el proceso, los productos resultantes mantienen su color adecuado y el sabor por más tiempo, según Cook's Illustrated.
  • Aunque está lleno de vitaminas, el jugo de naranja natural no ofrece el mismo contenido de fibra que tiene una naranja entera. Esta es la principal desventaja desde un punto de vista nutricional. Esto también significa que el jugo es menos satisfactorio que la fruta entera, aunque aún proporciona la mayor parte de las calorías.

Más galerías de fotos



Escrito por jon mohrman | Traducido por joaquín di toma