¿El jugo de naranja es bueno para los cálculos renales?

Los cálculos renales se encuentran entre los trastornos urológicos registrados más tempranos y dolorosos del mundo. Según la National Kidney and Urologic Disease Information Clearinghouse, los cálculos renales son la causa de 500.000 visitas a la sala de emergencias por año. Si bien las estrategias específicas para la prevención o el tratamiento de la formación de un cálculo requiere una consulta con tu médico, las investigaciones indican que beber jugo de naranja puede inhibir un determinado tipo de cálculo renal.

Cálculos renales

Aproximadamente un millón de personas sufren de cálculos renales en Estados Unidos por año, según el University of Pittsburgh Medical Center. Los cálculos renales generalmente comienzan como pequeños depósitos en el centro de tu riñón donde se junta la orina antes de viajar a la uretra, que es el tubo que conecta a tu riñón con la vejiga. A lo largo de unos años, cuando más material se reúne en el depósito, puede crearse un cristal sólido. Estos cristales pueden estar compuestos de sales de calcio, ácido úrico o struvita, un cristal compuesto por magnesio. Los cálculos renales generalmente no causan molestias hasta que pasan desde tu riñón a tu uretra. Un cálculo desplazado puede provocar un dolor intenso, escalofríos, fiebre, transpiración, náuseas y vómitos.

Beneficios del jugo de naranja

Teóricamente, el jugo de naranja rico en vitamina C podría ayudar a prevenir determinados cálculos renales. Según "The New York Times", el jugo actúa de manera muy parecida a la medicación para los cálculos biliares de citrato de potasio. El jugo de naranja contiene elevados niveles de ácidos cítricos que parecen reducir los niveles de calcio en tu orina, reduciendo la cantidad de cálculos de calcio en el riñón. Según la doctora Clarita Odvina, profesora adjunta de medicina interna en el Charles and Jane Pak Center for Mineral Metabolism and Clinical Research, "el jugo de naranja podría jugar potencialmente un papel importante en el manejo de la enfermedad de cálculos renales y puede considerárselo como una opción para los pacientes que son intolerantes al citrato de potasio".

Estudio clínico

Un estudio de 2006 realizado en el UT Southwestern General Clinical Research Center de Dallas, Texas, observó a 13 voluntarios (algunos con un historial de cálculos renales) mientras consumían 13 onzas de jugo de naranja, limonada o agua destilada tres veces por día junto a comidas con bajo nivel de calcio y de oxalato. La limonada no estimuló los niveles de citrato, que es un inhibidor natural de la formación de cálculos renales. Sin embargo, el jugo de naranja incrementó la cantidad de citrato en la orina al tiempo, lo que redujo la cristalización del ácido úrico y el oxalato de calcio, que es el principal componente encontrado en los cálculos renales. Los investigadores teorizan que el ion de potasio encontrado en el citrato del jugo de naranja puede ser la clave de la efectividad del jugo de naranja en cuanto a prevenir los cálculos de oxalato de calcio del riñón. Sin embargo, se requiere mayor investigación.

Consideraciones

Las grandes dosis de jugo de naranja pueden causar úlceras bucales, malestar estomacal, diarrea, hinchazón, vómitos, indigestión, dolores de cabeza y orina con olor fuerte. Efectos secundarios más significativos incluyen dolor de espalda, insomnio, caries y deficiencia de cobre. Las sobredosis extremas de vitamina C pueden provocar un mayor riesgo de envenenamiento por hierro. Además, según Phyllis A. Balch, consultor nutricionista certificado y autor del libro "Prescription for Herbal Healing", las dosis altas continuas de vitamina C podrían contribuir a la formación de cálculos renales.

Más galerías de fotos



Escrito por susan defeo | Traducido por irene cudich