Jugo de limón frente al vinagre de manzana como acondicionador

Si evitas los acondicionadores porque te dejan el cabello plano y sin vida, no te rindas: todavía puedes obtener el cabello suave, con movimiento y brillante que siempre has deseado. Y la solución puede estar tan cerca como en la alacena de tu cocina. Los acondicionadores caseros hechos con vinagre de manzana o jugo de limón han sido los favoritos de varias generaciones de mujeres. Uno, o incluso ambos, pueden ser los indicados para ti, dependiendo de tu tipo de cabello y el estilo que usas.

Saca a relucir el brillo

Ambos enjuagues caseros probados a lo largo de los años le dan cuerpo y brillo al cabello instantáneamente y lo dejan libre de nudos y con una suavidad extra. El vinagre de manzana y el jugo de limón clarifican el cabello y le devuelven el brillo removiendo las acumulaciones de minerales, cloro, champú y productos de belleza.

Rizado o lacio

Si tienes cabello rizado o deseas acentuar tus ondas naturales, el enjuague de vinagre de manzanas es para ti. No sólo hará brillar tus rizos, sino que éstos podrían tener más movimiento y definición. Un enjuague de jugo de limón realza menos los rizos y podría ser mejor si deseas tener el cabello muy lacio o si estás tratando de minimizar los efectos de la humedad.

Seco o grasoso

Ambos enjuagues pueden brindar beneficios a tu cuero cabelludo. El limón tiene un efecto astringente y podría ayudar a reducir el exceso de grasitud. El vinagre de manzana, por otro lado, podría ayudar a equilibrar un cuero cabelludo seco con tendencia a la caspa.

Precaución con el color

Un enjuague de jugo de limón ilumina los cabellos rubios o canos, con el uso continuado podría aclararlo ligeramente, si tienes un cabello claro. El enjuague de vinagre de manzana podría ser mejor para los cabellos oscuros, si es que no deseas tener reflejos o acentuar el gris. No uses vinagre de manzana si tienes el cabello teñido, ya que podría hacer que el color se desvanezca.

Cómo usarlos

Para ambos enjuagues, vierte una solución de 1 a 2 cucharaditas de vinagre de manzana o jugo de limón recién exprimido dentro de 1 taza de agua sobre tu cabello luego del champú. Trabaja la solución durante 1 minuto y luego enjuaga con agua fría. No te preocupes por el olor remanente; éste desaparecerá cuando se seque tu cabello. Es posible que debas experimentar con la cantidad exacta de vinagre o limón que usas, dependiendo del largo y la textura de tu cabello.

Más galerías de fotos



Escrito por luanne cervelli | Traducido por paula santa cruz