Cómo jugar con un esguince de tobillo

Un esguince de tobillo, una de las lesiones más comunes en los deportes, ocurre cuando un jugador se estira o desgarra un ligamento. Aunque hay muchos ligamentos en el tobillo, la mayoría de los esguinces involucran los ligamentos laterales en el exterior de la articulación. De acuerdo con la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos, cada día ocurren hasta 25.000 esguinces de tobillo. Con una protección temprana y una buena rehabilitación, volver a jugar después de un esguince de tobillo es posible para cualquiera, no sólo para los profesionales.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Pasa una evaluación médica completa para descartar lesiones más serias.

    Confirma el diagnóstico. Tu doctor quizás ordene que tomen unas placas de rayos X u otros exámenes para descartar lesiones más serias, como un hueso roto. Si tus huesos no están rotos, el doctor diagnosticará el esguince como de grado I, II o III. De acuerdo con la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos, un esguince de grado I no involucra desgarres o desgarres menores y sana con rapidez, mientra que uno de grado III involucra la ruptura total de uno o más ligamentos y requiere tiempos de recuperación más largos.

  2. Camina o camina de puntas en arena para fortalecer tu tobillo.

    Rehabilita adecuadamente tu lesión. Tu médico, entrenador certificado o terapista físico, te dará ejercicios para desarrollar la fuerza, el balance y el rango de movimiento, además de tratamientos para el dolor y la hinchazón. Sigue el plan de rehabilitación, completando toas las fases que los profesionales te indiquen. El tiempo que tomará tu rehabilitación total de un esguince de tobillo dependerá de la severidad de la lesión y qué tanto estés dispuesto a trabajar en la rehabilitación.

  3. Los diferentes deportes utilizan de forma distinta el tobillo.

    Completa una progresión funcional. En su libro "Physical Rehabilitation of the Injured Athlete" (Rehabilitación física del atleta lesionado), los doctores James Andrew, Gary Harrelson y Kevin Wilk recomienda que sigas una progresión funcional para recrear las fuerzas y demandas de la actividad a la que piensas regresar. Gradualmente desarrolla la velocidad, intensidad y tipo de movimientos específicos del deporte que realiza. Comienza con poco, con movimientos directos y gradualmente realiza giros, cortes, saltos y otras actividades más demandantes.

Consejos y advertencias

  • Comienza lentamente. Avanza progresivamente hasta la actividad completa, en lugar de intentar practicar un deporte a toda velocidad y con toda intensidad desde el primer día que regreses.
  • Para evitar más daños o volverte a lesionar, consulta a tu médico o profesional de rehabilitación antes de volver a hacer deporte o ejercitarte después de un esguince de tobillo.
  • Presta atención a tu cuerpo. Si sientes dolor, detente y consulta con un profesional de la rehabilitación.

Más galerías de fotos



Escrito por jeremy sibold | Traducido por eduardo moguel