¿Cómo jugar dominó con tus hijos?

Cuando llueve y tus hijos estén vagando sin rumbo por la casa en busca de algo que hacer, es posible que desees sacar una caja de dominó. Si bien hay una variedad de juegos de dominó, un juego de dominó básico requiere sólo la capacidad de contar hasta 6 y combinar patrones. Aunque tradicionalmente las piezas son de color blanco y negro, es posible que desees comprar un juego con piezas de colores para hacerlo más atractivo para los niños. Un juego clásico de dominó contiene 28 piezas. Puedes jugar el juego básico con dos, tres o cuatro jugadores. Si tu hijo quiere entrar a la diversión, siempre se puede armar un equipo padre-hijo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Dominó

Instrucciones

  1. Muestra a tus hijos las fichas del dominó. Haz que intenten contar el número de puntos en las fichas. Es una manera disimulada de trabajar en una lección de matemáticas. Cada ficha de dominó está dividida por la mitad, con 0 a 6 puntos a ambos lados de la línea divisoria. Cuando el mismo número de puntos está en ambos lados, el dominó se llama un "doble".

  2. Gira todas las fichas con los puntos ocultos y pide a tus hijos que las mezclen moviéndolas alrededor de la mesa. Cada jugador debe tomar siete fichas para un juego de dos jugadores o cinco fichas para un juego de tres o cuatro jugadores. Mueve el resto de las piezas, todavía boca abajo, hacia un costado, armando un paquete de reserva.

  3. Muestra a tus hijos cómo acomodar sus fichas para que los puntos estén ocultos para el resto de los jugadores. Si tu hijo tiene dificultad para ubicarlas, puede colocar sus fichas boca arriba en su regazo debajo de la mesa. Enseña a tus hijos a contar todos los puntos de sus fichas. El jugador que tiene el dominó con el mayor número de puntos juega primero y ubicará su ficha boca arriba sobre la mesa.

  4. Enséñale al niño que el jugador ubicado a la izquierda de la persona que arrancó debe colocar una ficha que coincida con una de las mitades de la ficha de la persona que puso la primera ficha. Por ejemplo, si la ficha de la persona que inició tiene un doble con cinco puntos, el siguiente jugador podría colocar una ficha con cinco puntos verticalmente en cada extremo, en ángulo recto o en "T" respecto a la línea divisoria de la ficha inicial. Si el jugador no tiene una pieza que corresponda, debe sacar fichas del paquete de reserva hasta que pueda jugar. Una vez que las piezas adicionales se han terminado, los jugadores saltan su turno hasta que se coloque una ficha. Haz sonidos de suspenso cada vez que alguien tiene que sacar del paquete de reserva una ficha, así mantendrás a los niños interesados.

  5. Explícales que el juego termina cuando un jugador haya usado todas sus fichas. El niño ganador se llevará el número de puntos de todas las fichas que sobraron a los otros participantes. Puede que una sola ronda no satisfaga a los niños; así que continúen hasta que un jugador acumule 100 puntos.

Consejos y advertencias

  • Utiliza un ábaco antiguo para llevar la cuenta.
  • Para evitar que la diversión del juego se agote, haz que el ganador cante una canción o baile para el resto de los jugadores. Un poco de risa hará que quienes perdieron olviden los pucheros.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por vittore notabene