Cómo jugar de centro en el fútbol

El centro es una de las posiciones más importantes en la línea ofensiva del fútbol. El centro comienza cada jugada abriendo el balón al mariscal de campo. Esto puede parecer simple cuando se ve en televisión porque el mariscal de campo está alineado directamente detrás del centro, pero no es nada sencillo, porque el balón debe ser habilitado con la cantidad correcta de presión y en el lugar correcto. También debes bloquear a los poderosos linieros y apoyadores defensivos y alertar a los demás linieros si cree que la defensa le va a mandar el balón al mariscal de campo por aire.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Aprende la posición correcta mientras se mantiene el equilibrio y una posición atlética, con una mano en el suelo, una mano en el balón con las rodillas dobladas y el cuerpo preparado para salir hacia el frente en cuanto lo abres. Debes mantener tu cabeza erguida y poder mirar toda la línea defensiva y los apoyadores, así puedes hacer que tus compañeros linieros sepan lo que está pasando. Estas "llamadas de línea externa" son absolutamente vitales cuando se trata de proteger al mariscal de campo.

  2. Abre el balón para el mariscal de campo. Él estará directamente detrás de ti con las manos por debajo de tus nalgas o estará a unos 5 metros detrás en la posición de escopeta. Cuando está alineado detrás de ti, debes abrir el balón rápido y fuerte hacia la palma de su mano derecha (en un pasador derecho). Aquí es donde la mayoría de los mariscales de campo prefieren recibir el balón. Debes trabajar esto con regularidad en la práctica porque un intento de apertura fallido causa, o un balón suelto o un juego frustrado.

  3. Abre el balón o pásalo al mariscal de campo cuando esté alineado en posición de escopeta. Esta formación está diseñada para darle al mariscal de campo una mejor perspectiva cuando mira o "lee" la defensa del adversario. También le da un poco de ventaja cuando se instala en el hueco. En lugar de simplemente levantar el balón hasta las manos del mariscal de campo, ahora debes enviarle el balón mediante un preciso pase hacia atrás. Todavía tendrás la misma posición descrita en el Paso 1, pero en el último instante puedes bajar tu cabeza para ver entre tus piernas y encontrar al mariscal de campo. Esto te ayudará a abrirle el balón con precisión. Es mejor si puedes hacer esto sin mirar, pero muchos centros prefieren aprovechar ese último vistazo antes de comenzar la jugada.

  4. Ataca al tacleador puntero o tacleador defensivo en una jugada hecha corriendo. También tienes importantes responsabilidades de bloqueo cuando bloqueas una corrida. Tienes que posicionarte y empujar con tus hombros y antebrazos contra su cuerpo con suficiente fuerza como para modificar su posición y ayudar a crear un agujero para el corredor. Esto es muy difícil puesto que el liniero defensivo es probablemente un poco más grande que tú es y puede ser más atlético. Tu ventaja es que sabes cuándo comenzará la jugada y dónde deseas bloquearlo.

  5. Bloquea todos los buscadores de pases que vengan hacia ti y puedas neutralizar. Debe retroceder después de abrir la pelota, toma dos o tres pasos atrás antes de mantener tu posición e instalarte junto a los otros linieros ofensivos para proteger al mariscal de campo. Los buscadores de pases vienen atacando e intentan capturar al mariscal de campo o desviar un pase, tú debes bloquearlos y mantenerlos fuera de la zona desde la cual debe lanzar el mariscal de campo. Esta área se denomina el hueco.

Consejos y advertencias

  • Ve videos de los juegos de tus oponentes para conocer sus tendencias al intentar llegar al mariscal de campo o detener la corrida.
  • Mantén la cabeza en alta cuando bloquees o podrías sufrir una lesión grave en el cuello.

Más galerías de fotos



Escrito por steve silverman | Traducido por jorge escobar