Cómo hacer juegos rudos con un niño

En muchas familias, los padres están esperando terminar de trabajar y hacer juegos rudos con sus niños, mientras las madres revolotean cerca preocupándose por si el pequeño se va a lastimar. Tienes razón con respecto a ser cuidadoso con las lesiones pero resulta que esto podría ser bueno para él, según dice el Dr. Anthony T. DeBenedet, co autor de "The Art of Roughhousing: Good Old-Fashioned Horseplay and Why Every Kid Needs It" (El arte de hacer alboroto: buenos juegos rudos pasados de moda y por qué todo niño los necesita), en un artículo en el sitio web PsychCentral.com.

Beneficios en el desarrollo

No parece probable que la lucha libre con tu hijo pequeño lo vaya a hacer más inteligente, pero refuerza su desarrollo de varias formas. Cuando cabalgas alrededor con tu pequeño, su cerebro libera un factor neurotrófico derivado, un químico que ayuda a que su cerebro crezca, según el sitio web PsychCentral. Esto aumenta el crecimiento neuronal en las partes del cerebro de tu niño pequeño que afectan su memoria, sus habilidades de lenguaje, la capacidad de aprendizaje y el pensamiento lógico. Tu niño pequeño también aprenderá a recoger las emociones de los demás a medida que te observa para el siguiente movimiento. Hacer alboroto también les ayuda a hacer una distinción entre la agresión real y el juego, lo que los hace mejores amigos ahora y a medida que crecen.

Beneficios físicos

Hacer juegos rudos con tu hijo pequeño hace que esté en movimiento, lo que ayuda a que conozca su cuerpo y le da la oportunidad de hacer algo de ejercicio durante el día. Mientras juegas, tu niño realza muchos de sus grupos musculares a la vez que aprende a cómo moverse y controlar las partes de su cuerpo, señala el sitio web PsychCentral. Estar activo es saludable porque controla el peso de tu hijo, algo que tiene un efecto positivo sobre su salud futura. Otro beneficio físico del juego rudo es que tu hijo te ve sosteniéndolo en tu espalda sin utilizar toda tu fuerza. Esto le enseña a hacer lo mismo cuando esté haciendo juego rudo con un amigo o hermano más pequeño.

Ideas para hacer juegos rudos

Siempre que ambos estén sanos, los juegos rudos con tu hijo se pueden hacer de muchas formas. Encontrar actividades con las que te sientes cómodo hace que la actividad sea un disfrute y sea beneficiosa para ambos. Acuéstate sobre el suelo y luchen entre sí, tomando turnos para presionarse el uno al otro o girar uno sobre el otro. Juega a que eres un maestro de karate y toma turnos para "cortarse" entre sí. Persíganse por el patio y agárrense antes de caerse al suelo y rodar. Revolea suavemente al aire a tu hijo o voltea su cabeza abajo y hazle cosquillas en su vientre. A menudo, tu hijo iniciará el juego rudo y todo lo que tienes que hacer es seguirlo.

Seguridad

Más allá de sus beneficios, los juegos rudos tienen riesgos por lo que deberás establecer algunas reglas para mantenerse seguros. Education.com sugiere prohibir los rasguños, las mordidas y golpes en la cabeza. Muéstrale a tu hijo las formas correctas de hacer juegos rudos modelando las conductas que son aceptables. Utiliza una palabra que tu hijo pueda utilizar si la hizo o quiere que pares, porque los gritos y alaridos son comunes cuando juegas a esto. Puedes considerar practicar los juegos rudos como una actividad para hacer en el exterior o restringirla a la sala de juegos donde ambos estarán seguros y no correrán peligro de dañar los muebles.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por aldana avale