Juegos de medición para niños y padres

Escrito por anne goetz | Traducido por valeria garcia
Utiliza juegos para hacer que las tareas sean algo más agradable para ti y tu niño.

¿Es ventajoso para los niños gastar tiempo valioso de matemáticas jugando juegos?. Los expertos en Southwest Educational Development Laboratory así lo creen. En el sitio web de School Training Toolkit (ve a recurso), establecen que "los juegos de matemáticas" proporcionan un juego estructurado en el cual los estudiantes están altamente motivados para involucrarse en un pensamiento matemático, tener conversaciones matemáticas, recordar combinaciones numéricas y desarrollar estrategias para resolver problemas".

Juegos de medición para el Kindergarten

Utiliza sus comidas favoritas como cereal en figuras o galletas con forma de pez en juegos para los niños de preprimaria. Haz grupos de cinco o seis elementos juntos en una cuchara y pídele a tu niños que adivine cuántas tiene. Deja caer varias cucharadas en un recipiente y juega de nuevo, o haz una línea de galletas de peces de colores, alternando en un simple patrón de AB y pídele a tu niño de preprimaria que lo recree. Los niños pequeños disfrutan de jugar juegos de adivinanzas, especialmente cuando una golosina favorita es el premio. Vigila a los niños de cerca para que tus manipuladores no planteen un peligro de asfixia.

Juegos de medición para los grados 1 y 2

En los primeros grados, los niños aprenden a medir la próxima unidad entera, tal como un centímetro o pulgada y a usar abreviaciones para medir correctamente: en centímetros, metros, pulgadas, pies y yardas. Encuentra objetos en la casa, tales como lápices o cucharas y toma turnos para medir al unidad entera más cercana. Déjalas en el extremo y mide otra vez. Haz una regla de sobras de suministros y utilízalo para medir todo en la casa, desde puertas y ventanas hasta la casa de la mascota de la familia.

Medición en los grados 3 y 4

La mediciones de tercero y cuarto grado incluyen pesos, formas y temperaturas. Rompe la báscula de la cocina y trata de adivinar el peso de artículos pequeños como zanahorias o uvas y luego suma y resta los totales. Dibuja cuadrados, rectángulos y triángulos en un plato de papel y encuentra cuántos trozos de queso toma para llenarlos. Compra un termómetro de mercurio pequeño y comprueba las temperaturas alrededor de la casa como por ejemplo de la nieve, el agua o una taza de jugo en el refrigerador.

Desarrollando una sólida base matemática

Incula en tus hijos el amor al aprendizaje convirtiendo las lecciones en juegos a una edad temprana. Habla con la maestra para distinguir tus metas y luego practica esas habilidades en casa mediante la incorporación de juego en su rutina de tareas nocturnas. Cada vez que deslices una canica a través de pintura y mida el camino que va dejando, estás cerrando la brecha entre la risa y el aprendizaje con tu hijo. Si tienes suerte, tendrá esa relación el resto de su vida.