Juegos de interiores para romper en hielo para niños

Las nuevas situaciones sociales, como el primer día de la escuela, pueden ser intimidantes para los niños. Afortunadamente, hay varios juegos en interiores para romper el hielo que se pueden utilizar para fomentar la socialización y ayudar a los niños a que se conozcan entre sí. Además de exigir que los niños interactúen, el sitio FamilyEducation señala que romper el hielo también enseña a los niños a seguir las reglas, resolver problemas y mejorar la capacidad de escucha.

Detective

La página web EducationWorld sugiere que jueguen un juego de detective para ayudar a los niños a sentirse más cómodos en un entorno social. Haz una hoja de pistas en que se enumeren múltiples frases inconclusas. Por ejemplo, "Mi animal preferido es________ " o "Yo quiero ser______ cuando crezca." Da a cada niño una copia de la lista y da tiempo a todos para llenar los espacios en voz baja. Cuando todos hayan terminado, toma las hojas y mézclalas. Pasa cada niño una hoja de pistas anónima y diles que ha llegado el momento de reducir los sospechosos. Haz que cada niño se mueva por la habitación, haciendo preguntas hasta que se den cuenta de que hoja pertenece a quien. Cuando todo el mundo ha encontrado un sospechoso, cada niño dice quien es el "sospechoso" a todo el grupo.

Nombre en un sombrero

El sitio web de Disney FamilyFun dice que reúnas un poco de papel, una pluma, un sombrero y cinta para jugar "nombre en un sombrero." Haz que cada niño escriba su nombre en un pequeño trozo de papel y colócalo en un sombrero. Cada jugador toma su turno para elegir un nombre del sombrero y pegarlo a otro niño en la frente, sin dejar que el niño vea el nombre en el papel. Haz que los niños se mezclen, haciendo preguntas sobre el nombre en la frente. Por ejemplo, podrían preguntar: "¿Tengo el pelo rubio?" o "¿Soy más bajo que tú?" Que todos los niños sigan haciendo preguntas hasta que cada jugador se dé cuenta de que nombre tiene en la frente.

Bingo

Haz una serie de tarjetas de bingo, pero en lugar de utilizar los números tradicionales, escribe breves oraciones en cada caja. Por ejemplo, "tengo un gato", "Tengo un hermano mayor" o "Me gustan las aceitunas verdes". Haz que cada niño camine por la habitación, preguntando a otros si pueden señalar las casillas que sean aplicables. El primer niño que tenga cinco casillas firmadas en una fila gana. Este juego no sólo es divertido, es una forma efectiva para que los niños aprendan más unos de otros.

Más galerías de fotos



Escrito por rose erickson | Traducido por lourdes villaseñor