Juegos en el interior para ayudar a las habilidades motoras gruesas de preescolares

En los años preescolares, entre las edades de 3 y 5 años, los niños tienen un creciente interés por los juegos físicos más estructurados. Con un aumento en agilidad y coordinación sobre lo observado en el período de los niños más pequeños, los niños en edad preescolar pueden llenar sus floreciente habilidades motoras gruesas con juegos muy divertidos. Si tu niño no puede salir en un día de lluvia o frío, usa los juegos de habilidades motoras para jugar en el interior como algo igual de entretenido.

Carreras de Relevos de interior

Las carreras no son siempre una persecución a alta velocidad. Es posible organizar una carrera de relevos de interior con tu niño, y sus amigos o hermanos, que no ponga su fragilidad en peligro cuando uno hace un movimiento rápido. En lugar de correr, prueba un relevo más lento que aún así permita a tu hijo usar y mejorar sus habilidades motoras gruesas. Por ejemplo, trata con un relevo de paso de cangrejo en el que cada miembro del equipo debe ponerse a cuatro patas, mirando hacia arriba, y avanzar de un lado del salón hasta el siguiente participante. Otra fácil opción para el interior es un tipo de relevo de equilibrio en el que los niños deben llevar algo, como una moneda o un coche de juguete, en una cuchara de un extremo del salón a otro y viceversa. Llevar el objeto en la cuchara ralentiza al niño, por lo que es ideal para una situación en interiores.

Los juegos de simulación

Los expertos en desarrollo de los niños de PBS Parents mencionan que a los 4 años, la mayoría de los niños participan en juegos de simulación que incluyen escenarios que van más allá del entorno familiar. Esto puede incluir el juego en mundos de fantasía en otro planeta o cualquier otro entorno de fantasía. Además, los niños en edad preescolar también pueden transformarse en objetos imaginarios, dando a los elementos una forma humana. Por ejemplo, tu hijo puede estirar los brazos y volar por la sala de estar como avión. Este tipo de juegos de simulación pueden ayudar a tu niño a desarrollar habilidades motoras gruesas, tales como el control muscular, la coordinación y el equilibrio. Ayuda a tu hijo a elegir una escena de juego de simulación en la que interprete a un personaje lleno de movimiento, como un pájaro en vuelo, un cohete que se descompone o una serpiente deslizándose.

Follow the Leader (Sigan al líder)

Follow the leader (Sigan al líder) es uno de los juegos favoritos de eficacia comprobada que puede enseñar a tu niño diferentes movimientos motores con sólo ver, y por supuesto, seguir, tu destreza física. Actúa como líder o haz que un hermano mayor lo haga. Camina por la casa, subiendo y bajando las escaleras lentamente, cruza saltando un piso alfombrado de la sala o párate en un solo pie durante unos segundos. Este juego también puede ayudar a tu niño a desarrollar el autocontrol y perfeccionar su capacidad de prestar atención. En este juego para interiores, mantén los movimientos lentos y evita cualquier cosa que pueda romper o dañar algo en tu casa. Por ejemplo, tener a tu niño oscilando violentamente mientras estira los brazos es una receta para una lámpara rota.

Las rimas y canciones

Elije una canción o juego muy conocidos de motricidad gruesa, como el "Hokey Pokey", para jugar en el interior. Otra opción fácil, según el Kids Health website, es "Head, shoulders, Knees and Toes". Estos sencillos juegos de movimiento permiten a los niños doblar, estirar y mover tanto la parte superior como inferior de su cuerpo mientras aprenden acerca de la forma humana. Como ventaja adicional, estos juegos de movimiento no ocupan mucho espacio. Esto los hace apropiados para un día de juego en el interior.

Más galerías de fotos



Escrito por erica loop | Traducido por lourdes villaseñor