Juegos exteriores para niños de kínder

Los juegos en exteriores les dan a los niños de kínder la oportunidad de realizar un ejercicio saludable, estimulando sus experiencias sensoriales y el juego imaginativo, una parte importante de las habilidades cognitivas de los niños. La próxima vez que los niños tengan la oportunidad de quemar energía o se deshagan del aburrimiento, anímalos a salir para que pasen unas horas de diversión sin esfuerzo.

¡Corre que te alcanzo!


Estos simples juegos además de divertidos promueven el ejercicio físico.

Un juego clásico de corretear en el jardín, en el patio o en el parque es una estupenda manera de ayudar a los estudiantes de kínder a tomar los 60 minutos diarios de actividad física que la Asociación Nacional de Educación Física y el Deporte recomiendan para los niños en edad escolar. Escoge a alguien que sea el que corretea e instruye a ese niño a que persiga y toque a otro jugador, que entonces se convierte en el que corretea. Para lograr una persecución estructurada, de un juego de corretear y alcanzar al aire libre con este grupo de edades, intenta con "el huevo podrido", "El granjero en el valle" o "El puente de Londres", que seguramente mantendrá a los niños en movimiento y riéndose.

La magia de la fantasía


No hay nada como incentivar la imaginación de los niños y además los divierte.

Los simples juegos de rol inspiran a los niños pequeños a usar su imaginación, que a su vez promueven el desarrollo cognitivo. Los niños se visten como piratas, esconden el tesoro alrededor del patio, hacen un dibujo del mapa del tesoro con pistas para la ubicación de éste y envían a los niños a la caza del tesoro. O bien haz que se vistan las niñas en sus mejores trajes de princesas y que tengan un encantador desfile de modas o una sesión en la terraza de la escuela. Conviértelo en un juego dando puntos a tus princesas y corona a la ganadora con una tiara nueva brillante. Dale a los otros jugadores bolsos de regalo llenos de piezas de joyería para niñas y otros accesorios de princesa.

Exploración de la naturaleza


Involucrar el juego con la naturaleza será muy divertido para los pequeños.

El aire libre ofrece muchas oportunidades para los niños de kínder para que exploren la naturaleza a través de sus cinco sentidos. Juega a la Lotería de la Naturaleza con cartas hechas en casa que podrían ser fotos de cosas características que los niños encuentran en un paseo por el parque o en el patio trasero, como flores amarillas, un árbol o un conejo. Haz que los niños tachen las fotos de lo que se vayan encontrando. Un juego de Búsqueda de Sonido es fácil de jugar con una lista de sonidos al aire libre que ellos escuchen, como el canto de los pájaros, los grillos, el gorjeo de los pájaros o el zumbido de un abejorro. Juega al "Recolector" agrupando cuidadosamente insectos inofensivos del jardín, la vida vegetal u otras reliquias naturales, sólo asegúrate de soltar a cualquier ejemplar vivo después de que el juego haya terminado.

¡En sus marcas, listos, fuera!


Además de hacer ejercicio, los mantendrás felices y entretenidos.

Los juegos de carrera de relevos promueven el desarrollo motriz, la coordinación y el control mientras los niños son alentados a quemar energía. Organiza una simple carrera de relevos que requiere que los niños completen las tareas de capacitación, tales como saltar en un pie, saltar la cuerda o saltar un conjunto de barras bajas. Los obstáculos caseros desafían a los niños a saltar a través de aros, arrastrarse a través de túneles o cajas o subir juegos infantiles lo cual también alienta el desarrollo motriz, así como la resistencia, la agilidad, el equilibrio y las habilidades para resolver problemas.

Más galerías de fotos



Escrito por debra pachucki | Traducido por maricela guillen