Juegos de entrenamiento de rugby para niños

El entrenamiento de rugby es la oportunidad de enseñar los conceptos básicos del juego a los niños e incrementar su entendimiento de aspectos en particular del deporte. Sin embargo, es importante reconocer que los niños juegan rugby tanto como una manera de divertirse como por los beneficios técnicos, e introducir el juego a través de actividades divertidas es importante para cualquier entrenador de equipos juveniles.

Bulldogs

El juego de los bulldog bien vale la pena como calentamiento antes de una sesión de entrenamiento, enseñándoles a correr en ángulos y tirar al oponente sin tener que enfocarse en la pelota. Los niños se paran en línea en una de las líneas de anotación de la cancha de frente a la otra zona de anotación. El diez por ciento de los participantes, por ejemplo, 3 de los 30 niños, se designan como los bulldog y se paran en el centro. Cuando estén listos, todos los demás jugadores deben correr intentando llegar al otro extremo sin ser tirados. Aquellos que son derribados se convierten en bulldogs y deben detener a los demás en su carrera a través de la cancha. El juego finaliza cuando todos los jugadores han sido derribados, pero el juego se vuelve más divertido cuando sólo quedan cuatro o cinco corredores.

Rugby de toque

El rugby de toque es una gran manera de enseñar a los niños las reglas básicas del rugby y de hacerlos correr en línea y realizar jugadas sin tener que preocuparse por derribar o por los aspectos más peligrosos del juego. Divide a los niños en dos equipos de aproximadamente seis a ocho por lado. El juego debe realizarse en una cancha tan ancha como la normal para permitir un juego extensivo pero la mitad de larga para mantener el juego reducido. Cada equipo obtiene cinco toques para anotar. Una vez que se utilizan los cinco toques, la posesión del balón pasa al equipo que defendió. Los oponentes hacen un toque al tocar al oponente en el torso con ambas manos, siendo éste el único contacto permitido. El foco debe ponerse en que los jugadores pasen el balón y utilicen el total del ancho de la cancha para trabajar en ventajas numéricas como también utilizar cambios tácticos en la dirección para engañar al oponente.

B-U-R-R-O

El juego del burro es una manera perfecta de enseñar a los niños el arte de la patada estratégica mientras se promueve una competencia sana. Divide a los niños en grupos de tres o cuatro y proporciona un balón a cada grupo. El primer jugador de cada grupo elige el punto para el primer intento de patada hacia los postes. Cada jugador debe intentar la patada. Con cada patada fallida se obtiene una de las letras de la palabra "burro". Aquellos que han completado la primer patada se mueven a otro punto que elige la primer persona que anotó con la primer patada. El juego continua hasta que sólo un jugador permanece y los demás son burros.

Más galerías de fotos



Escrito por owen h. l. davies | Traducido por glen boyd