Juegos que enseñan a los niños a obedecer

La mayor parte de los juegos para niños representan un simple entretenimiento. Los juegos son una manera agradable de pasar el tiempo, y ayudan a fortalecer las habilidades sociales con otros compañeros de juego. Los juegos también pueden mejorar las habilidades de aprendizaje, tales como las letras básicas, los números y el reconocimiento de palabras, y habilidades de conducta, tales como jugar por turnos o la obediencia. Si tu hijo tiene problemas para escuchar y obedecer, algunos juegos pueden ayudarlo.

Luz roja, Luz verde

El juego Luz roja, Luz verde requiere que los niños obedezcan al “semáforo,” un jugador al final del camino, a lo largo de todo el juego para poder ganar. Designa la línea de partida y la línea de llegada, con una distancia de aproximadamente 25 pies (190,5 cm) entre ellas. El semáforo, un jugador voluntario o un adulto, se para en la línea de llegada. Haz que todos los niños se paren uno al lado del otro en la línea de partida. El semáforo luego dirá “luz verde,” y los jugadores empezarán a caminar hacia él. Él decidirá cuándo decir “luz roja,” los jugadores deben dejar de caminar inmediatamente. El jugador que no pare será descalificado. El semáforo seguirá dando órdenes en cualquier orden que él elija hasta que un jugador lo haya alcanzado o hasta que todos los jugadores sean descalificados. El ganador es el jugador que alcance el semáforo primero, este jugador pasará a ser de semáforo en la siguiente ronda. Si todos los jugadores son descalificados, el semáforo mantiene su posición durante la siguiente ronda. Este juego es una actividad para realizar afuera, pero puedes modificar la distancia entre las líneas para poder hacerlo adentro.

Simón dice

El juego de Simón dice requiere que los niños obedezcan a “Simón,” un adulto u otro jugador. Este juego se puede hacer tanto afuera como adentro. Simón se para adelante de los participantes, y luego les da órdenes para que realicen ciertas acciones, tales como saltar de arriba para abajo o hacer ciertos movimientos. Los jugadores deben realizar las acciones solo si Simón precede la orden con un “Simón dice.” El jugador que no cumpla con las órdenes que Simón manda o se mueve sin haber escuchado el “Simón dice” antes de la orden, es descalificado. El juego termina cuando queda solo un jugador o cuando todos los jugadores han sido descalificados. Para una obediencia extra, haz que un adulto sea quien diga las órdenes de Simón.

Sillas musicales

El juego de las sillas musicales requiere que los niños obedezcan al que está poniendo la música para poder ganar. Se puede realizar mejor en un lugar grande o en el exterior, y se necesita una silla menos de la cantidad de jugadores. Designa a un jugador o a un adulto para que maneje la música. Empieza poniendo las sillas espalda con espalda, de esta forma las dos sillas se estarán tocando pero en direcciones opuestas. Coloca otras sillas a los costados de la misma forma, con la silla impar colocada al final y mirando hacia fuera. Haz que los niños se alineen alrededor de las sillas. Cuando la persona encarga de la música toca una canción, los niños deben comenzar a caminar en una sola fila alrededor de las sillas sin parar. Cuando se pare la música, los niños deben sentarse en la silla disponible más cercana. Si no encuentran una, deben girar alrededor hasta que lo hagan. El niño que no encuentra una silla está fuera del juego. Ahora, los niños deben sacar una silla del grupo y colocar más juntas las sillas que quedan manteniendo la misma formación. El juego sigue así hasta que quede solo una silla. Si en algún momento un niño se queda quieto cuando todavía se escucha la música, queda afuera del juego.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah thompson | Traducido por liz mancilla