Juegos divertidos en exteriores para niños en edad escolar

Los juegos al aire libre permiten a los niños menores correr y gastar su energía después de estar sentados por horas en la escuela. Puedes jugar varios juegos sencillos al aire libre con grupos pequeños o grandes. Anima las cosas en el patio de recreo con variaciones de juegos clásicos, como las escondidas, atrapar la pelota, voleibol y quemados.

Sardinas

En el juego de Sardinas, un jugador se oculta mientras el resto de los jugadores lo buscan. Cuando un buscador encuentra al jugador escondido, debe unírsele en su escondite. A medida que más niños descubren el escondite, éste estará más lleno y, por supuesto, será más fácil de encontrar. Eventualmente, un gran grupo de niños que se ríen delatará el escondite. Al último niño que encuentre el escondite le tocará esconderse después.

La pelota mandona

En La pelota mandona, los jugadores deben seguir las instrucciones de la pelota cuando la lanzan. Antes de empezar el juego, coloca 10 o más etiquetas en una pelota y escribe diferentes instrucciones en ella. Las instrucciones deberían decirle a los jugadores una manera para lanzar la pelota, como "mientras saltas", "por encima de tu cabeza", "con los ojos cerrados" o "mientras cantas". Los jugadores deben atrapar la pelota y luego encontrar la instrucción más cercana al pulgar de su mano dominante para seguirla.

Voleibol con mantas

Divide a los niños en equipos de cuatro jugadores y dale a cada equipo una manta. Cada jugador puede sostener una esquina. Los equipos deben usar sus mantas para lanzar y atrapar la pelota. Los equipos deben moverse juntos para colocar su manta en posición para atrapar las pelotas que llegan. Usa una pelota de voleibol, una pelota de playa o una pelota de juegos. Puedes planear el juego con dos equipos como un partido de voleibol o con más equipos de pie en un círculo y simplemente se lancen la pelota unos a otros.

Gatos en la esquina

Marca un área de juego de cuadrada con conos y pídele a un jugador que se ponga de pie en medio con una pelota. Pídele al resto de los niños que se distribuyan entre las cuatro esquinas. Cuando el jugador del centro grita "¡Gatos en la esquina!" los niños que estén en las esquinas deben correr a una esquina diferente del cuadro mientras intentan no ser golpeados por la pelota. Cualquier jugador que sea golpeado por la pelota debe quedarse fuera por el resto de la ronda. El último gato que quede en pie puede ser el lanzador de la pelota en el siguiente juego.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa porter | Traducido por alejandro moreno