Juegos del habla que se centran en el desarrollo pragmático de los niños

La pragmática es un área del lenguaje que se ocupa de los aspectos sociales de la comunicación. Estos incluyen la toma de turnos, hacer comentarios apropiados y la capacidad para iniciar, mantener y terminar una conversación. Los niños desarrollan la pragmática mediante la imitación y la interacción con sus compañeros. Algunos niños, sin embargo, tienen dificultades para aprender las reglas y requieren ayuda adicional. Ofrecer experiencias estructuradas que enseñen reglas pragmáticas puede ayudar a estos niños a desarrollar las habilidades necesarias para ser interlocutores eficaces.

Historias sociales

Muchos niños con dificultades pragmáticas no entienden cómo actuar en situaciones específicas. Hacer una historia social y un mini-juego que describa el comportamiento correcto puede ayudar al niño a aprender a modelar el comportamiento esperado. Los ejemplos pueden incluir "¿Cómo me comporto en el aula", o "hacer una pregunta". Estas historias suelen incluir lo que se conoce como declaraciones "yo voy" y "no voy", como "voy a levantar la mano. No voy a hablar antes de que el profesor me lo pida".

Turnos

Las deficiencias en la toma de turnos pueden conducir a la incapacidad del niño para ser un buen interlocutor. Esto puede aislar al niño, haciendo que hacer amistades sea difícil. En un principio, sólo rodar una pelota hacia adelante y hacia atrás permite al niño comprender el concepto de tomar turnos a través de señales visuales y táctiles. Además, muchos juegos de mesa ofrecen amplias oportunidades para la toma de turnos. Con cada turno se le enseña al niño que una persona debe tirar dados, hacer un movimiento y seguir las instrucciones. Este proceso refleja la dinámica de la conversación.

Juego de roles

Una vez que el niño asuma una identidad diferente, como la de un profesor u otro estudiante, le ayudará a enseñar la empatía y la comprensión de cómo reaccionan los demás. El estudiante responde a los comentarios o situaciones que piensa que el maestro u otra persona haría. Si el niño no responde adecuadamente, se debe explicar la respuesta correcta y modelar hasta que el niño entienda.

Contar historias

Un libro sin texto es una herramienta eficaz de enseñanza pragmática. Pide al niño que comente sobre las acciones y las emociones que se muestran en las ilustraciones del libro. También puedes formar una narrativa estructurada, o narración de los hechos. Una narración es esencial para la pragmática ya que la narración requiere prestar atención a los gestos no verbales, causa y efecto, y el mantenimiento de un tema. Para hacer de la narración un juego, haz que los niños se turnen para contar una parte de la historia; cada persona debe retomar la historia teniendo en cuenta lo que han dicho hasta el momento.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer simkins | Traducido por vanina frickel