Juegos de baloncesto para niños de cuatro años

Los juegos de baloncesto para niños de 4 años de edad deben estar diseñados para que los niños se diviertan y aprendan los fundamentos básicos del juego. También deben enseñar a los niños sobre el trabajo en equipo y el espíritu deportivo. Los niños a esta edad tienen una capacidad de atención limitada, por lo que los juegos deben tener con reglas mínimas para mantenerlos involucrados.

Mezcla de pelotas

Este juego es similar a las sillas musicales. Haz que los niños formen en la línea de base con una pelota de baloncesto. Cuando suene el silbato, los niños sueltan sus pelotas, corren hacia el otro extremo de la cancha y vuelven a recoger su pelota. Mientras están corriendo, el entrenador toma una pelota, dejando el resto en el suelo. El chico sin balón queda fuera. El área de juego puede reducirse a medida que más niños quedan fuera.

Regate de bolsa

Divide a los niños en dos equipos y forma un equipo en la línea de base y el otro en la pista central. Coloca una pila de bolsas en el círculo central. Cuando suene el silbato, un jugador de cada equipo regatea hacia el círculo y continúa regateando mientras toma una bolsa, a continuación vuelve regateando llevando la bolsa de, lo más rápido posible. Luego le pasa la pelota a otro niño en fila, repitiendo el proceso hasta que no queden mas bolsas. El equipo con más bolsas gana.

Bola gopher

Haz que los niños se acuesten boca abajo con los ojos cerrados en la línea de mitad de cancha. Cuando suena el silbato, la pelota es lanzada al aire. Los niños se levantan y corren detrás de la pelota. Este juego enseña a los niños cómo reaccionar rápidamente a una pelota suelta.

Luz roja, luz verde

Da a cada niño una pelota y haz que se formen en la línea de base. Cuando el entrenador dice "luz verde", los niños caminan y regatean hacia el entrenador. Cuando el entrenador dice "luz roja", los jugadores paran y recogen su pelota. El chico que llega al otro extremo de la cancha primero, gana.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole waldo | Traducido por florencia prieto