Juegos al aire libre para niños de cuatro años

Los niños de todas las edades se desarrollan mejor en el exterior. Cuando llegan las vacaciones de verano, puedes encontrarlos pasando gran parte de su día en el patio de recreo o en otros lugares al aire libre, tomando el sol y estirando sus piernas. Junta a un grupo de niños para una cita o un encuentro en el parque y prueba algunos juegos para su edad al aire libre. Para los niños de cuatro años, la normativa debe ser simple y fácil de seguir. Omite el uso de un equipo complicado también.

Tiburones y pececillos


Hay varias versiones de este juego, pero puedes adaptarlo para que sea simple y muy divertido.

Como normalmente ocurre, existen de hecho varios juegos que van bajo el apodo de "tiburones y pececillos", uno de los cuales se juega en una piscina real, otro tipo es un ejercicio de fútbol conocido. Pero tus hijos pueden jugar a Tiburones y Pececillos en el patio sin ningún equipo especial. Haz que los "pececillos" se formen frente al "tiburón". Establece una meta detrás del tiburón, como un árbol o una resbaladilla, como la línea de meta. A la cuenta de tres, los pececillos deben correr tan rápido como puedan hacia la meta, mientras que el tiburón toca a tantos niños como pueda antes de que lleguen a ésta. Cualquier niño que sea tocado se convierte en un tiburón, y el juego se repite hasta que no queden pececillos.

Encantados


Intenta con un grupo de niños para pasar un tiempo divertido.

Los Encantados es una variación común de correr y atrapar en la cual una persona puede congelar otros jugadores con un toque. Otros jugadores pueden desbloquear tocándolos así. A veces se juega esta versión de atrapar con un simple toque diciendo "encantado" y la última persona que se "atrape" será el que persiga en la próxima ronda.

Escondite


Con niños pequeños, es mejor que algún adulto los supervise para evitar sustos.

El juego del Escondite es mejor que los niños lo jueguen con la supervisión cercana de un adulto, ya que a los cuatro años de edad, muchos niños son expertos en esconderse, lo suficientemente bien como para causar preocupación a sus cuidadores si no se les vigila. En el clásico juego del Escondite, a un niño se le cubren los ojos mientras cuenta hasta el diez o veinte o un número similar. El resto de los niños intenta encontrar un lugar para esconderse. El que contó busca entonces a cada niño oculto. El último en encontrarse será el que cuente y busque para la siguiente ronda.

¿Qué hora es, señor Fox?


Este juego también es una estupenda opción para que los pequeños se diviertan.

En el juego ¿Qué hora es, señor Fox? un niño desempeña el papel del señor Fox y se sitúa en el extremo del lugar de espaldas a los otros niños en el otro extremo. Cada niño pregunta, ¿Qué hora es, señor Fox? y el Sr. Fox responde nombrando a una hora. Las cinco en punto permite a los niños dar cinco pasos adelante, diez en punto les permite dar diez pasos y así sucesivamente. Si el Sr. Fox anuncia, "¡Es hora de la cena!" se da la vuelta y perseguirá a los otros niños a la línea de partida. Si alguien es sorprendido antes de regresar a su lugar, éste será el siguiente señor Fox.

Luz roja, luz verde


Es un juego simple que proporciona horas de diversión a los pequeños.

El juego "Luz roja, luz verde" es similar al "¿Qué hora es, señor Fox?" en este juego el niño que es está parado con la espalda a los otros niños que se alinearon detrás de él dice "luz verde" para permitir que los demás sigan adelante y traten de sorprenderlo; "luz roja" ordena que se detengan. La primer persona en llegar, manda en la siguiente ronda.

¿Madre puedo ...?


Este juego también es muy divertido y los entretendrá mucho.

Esta es otra variación del Sr. Fox, en este caso un niño actúa como madre y le da la espalda al resto de los jugadores alineados detrás de "ella". Cada uno de los otros jugadores toma turnos para preguntarle a mamá, "¿Puedo caminar cinco pasos hacia adelante Madre?, "¿Puedo dar un paso gigante hacia adelante madre?" o "¿Puedo tomar diez pequeños pasos hacia adelante?" o preguntas similares. La madre puede decir que sí puede o no puede. La primera persona en llegar a la "madre" gana el juego y toma su lugar para la siguiente ronda.

Más galerías de fotos



Escrito por lori a. selke | Traducido por maricela guillen