Juegos de adivinanzas para niños

Tiempo del juego es importante para los niños y no sólo para hacerlos gastar algo de energía. Durante el juego se están desarrollando intelectualmente y mejoran sus habilidades sociales. En la etapa cuando el niño es pequeño, ellos están empezando a jugar con los demás y están dispuestos a participar en los juegos con sus padres y cuidadores o con algunos amigos. Las adivinanzas pueden ayudarles a desarrollar sus habilidades comunicativas y de pensamiento crítico, así como a fomentar la confianza. Haz que los juegos sean cortos, simples y que no necesiten su atención por mucho tiempo.

Juego de adivinar sonidos

Este juego de adivinar sonidos es justo como se escucha: haces un sonido y tu hijo tiene que adivinar lo que es. Puedes hacer es juego muy simple para los niños muy pequeños, haz "Muu" como una vaca y pregúntale qué animal hace ese sonido. Para niños un poco más grandes, consigue varias cosas, como arroz, piedras pequeñas, pasta seca y cubos, colócalos en cajas o contenedores de plástico opacos. Haz sonar cada contenedor y pregúntale qué es lo que piensa que hace ese sonido. Juega de nuevo para ver si puede recordar qué cosa hacía cada sonido. Cuando uses objetos pequeños asegúrate de que tu pequeño no se los meta a la boca.

Adivina el objeto

Adivina el objeto ayudará a que tu hijo ejercite sus habilidades de vocabulario y pensamiento. Para hacer este juego coloca un juguete que no se rompa en una bolsa de tela o plástico. Deja que tu hijo sienta el objeto a través de la bolsa o que cierre sus ojos y meta la mano a la bolsa y después pregúntale qué piensa que es. Le puedes dar pistas mientras juegan, como decirle de qué color es el objeto, si es algo que pueda haber visto en la cocina o en su habitación. Después de que adivine el objeto de manera correcta, sácalo de la bolsa y muéstraselo. Al principio utiliza objetos con los que esté familiarizado para que tenga confianza y después elige objetos que sean más difíciles de identificar.

Veo, veo

Veo, veo es un juego clásico que se puede adaptar para niños de todas las edades. Siéntate con tu hijo pequeño y elige en silencio un artículo de la habitación que el pueda ver fácilmente y después descríbelo. Si eliges un automóvil de juguete, di "Veo, veo con mis pequeños ojos una cosita que tiene ruedas". Anima a tu hijo a mirar a su alrededor y encontrar el objeto con ruedas. Sigue describiéndolo y dale pistas sobre el color y la figura hasta que adivine lo que es.

¿Quén soy yo?

Para el juego de "¿Quén soy yo?", describe un animal o una persona a tu pequeño. Si le estás describiendo al perro de la familia, dile cosas como, "tengo cuatro piernas y una cola esponjosa" o "como en un tazón en el piso de la cocina". Si estás describiendo a papá, puedes decir, "me rasuro la cara todas las mañanas". Incluso puedes describir a tu pequeño, dile, "estoy jugando con mamá en este momento" o "estoy usando una camiseta que tiene un tren, ¿quién soy yo?".

Adivina cómo me siento

Para hacer el juego "Adivina cómo me siento" lo único que necesitas eres tú y tu pequeño. Haz una cara y pregúntale a tu hijo, "¿cómo crees que me siento?". Para los niños más pequeños que apenas están aprendiendo a entender las emociones puede que tú tengas que responder la pregunta por ellos. Di, "me siento triste", esto ayudará a tu pequeño a entender la conexión entre la expresión facial y las emociones.

Más galerías de fotos



Escrito por renee cooper | Traducido por yarzeth ayala