¿El juego de arena es seguro para los niños pequeños?

Los padres pueden no entender por qué, pero los niños se sienten atraídos por la arena. Les gusta saltar en ella, pasar sus dedos a través de ella, construir castillos de arena con ella y llenar sus cubos para luego volver a vaciarlos una y otra vez. Aunque esto puede parecer una actividad sin riesgos para tu niño pequeño, algunos tipos de arena pueden ser poco saludables para tu pequeño.

Ingredientes de la arena para jugar

Se ha descubierto que algunos ingredientes en algunos tipos de arena para jugar son peligrosos para los niños. Según la Dra. Angkana de la Mount Sinai School of Medicine, algunas de estas arenas contienen sílice y amianto y cuando tu hijo respira el polvo de la arena que contiene estos ingredientes, puede causar enfermedades respiratorias de largo plazo si la respira de forma regular. Se ha descubierto que la sílice cristalina y el amianto causan cáncer después de una significativa exposición. Esto se encuentra más a menudo en la arena fina blanca que está hecha con cuarzo triturado. La mayoría de la arena en los areneros para niños es más gruesa, con menos partículas respirables.

Enfermedades provenientes de la arena para jugar

Otro problema con la arena para jugar es la posibilidad de la contaminación de parásitos. Según un informe de 1994 que apareció en "Pediatrics" la revista oficial de la American Academy of Pediatrics, se encontraron parásitos en muchos areneros de guarderías. Cuando tu niño pequeño juega con arena contaminada, puede enfermarse por parásitos y patógenos que se encuentran en ella. Los areneros en los parques y los que quedan abiertos corren el riesgo de atraer a animales que podrían utilizarlos como literas, depositando bacterias como la E. coli.

Jugar de forma segura

Igualmente puedes dejar que tu niño juegue de forma segura en un arenero. Asegúrate de que la arena con la que juegue esté limpia, desinfectada, libre de polvo y hecha sin ingredientes peligrosos. Esto a menudo se puede encontrar en las tiendas de artículos de jardinería y paisajismo, clasificada como arena natural, de playa o río. Cuando tu hijo no esté jugando en la arena, déjala cubierta para evitar que los animales la contaminen y evitar que se desarrolle humedad, ya que ésta puede fomentar el crecimiento de moho y bacterias. Reemplaza la arena cada año o dos y ocasionalmente tamiza la arena con grumos.

Limpieza

Después de jugar en cualquier tipo de arena, es importante lavar a tu niño pequeño para evitar el riesgo de una enfermedad infecciosa. Según el National Institutes for Health, tu niño pequeño deberá aprender las prácticas de lavado de manos adecuadas y lavarse después de tocar arena. Enséñale a mojar sus manos bajo el agua corriente, a frotarlas con jabón mientras cuenta hasta cinco, a enjuagarlas con agua limpia mientras cuenta hasta cinco y a secarlas con una toalla limpia. Enséñale a utilizar una loción para manos para evitar que su piel se agriete.

Más galerías de fotos



Escrito por amy sutton | Traducido por aldana avale