Juanetes y niños

Causados por un trauma o una predisposición genética, los juanetes pueden ocurrir en niños de seis años. Esta hinchazón dolorosa de la articulación metatarsofalángica en la base del dedo gordo es una enfermedad progresiva que puede agravarse por los zapatos mal ajustados. Cuando un padre sospecha que su hijo tiene un juanete, una consulta con un podólogo autorizado puede proporcionar respuestas y alivio del dolor.

Causas de los juanetes

Aunque los juanetes ocurren con mayor frecuencia en las mujeres adultas, no son infrecuentes en las adolescentes entre las edades de 10 y 15 años. Los niños con pies planos son particularmente susceptibles a tener juanetes debido a las adaptaciones que tienen que hacer para caminar, según el Indiana Podiatry Group. Debido a que los juanetes hacen que el dedo del pie grande se curve hacia adentro de manera anormal, el dolor en las articulaciones puede ocurrir y conducir al desarrollo de la artritis y los dedos martillo antiestéticos, cuando el dedo del pie grande empuja a los demás. Un examen biomecánico por un podólogo ayuda a determinar por qué el juanete del niño se está formando para que pueda crear un plan de tratamiento que retarde su progresión.

Encontrar calzado

Las tendencias en el calzado infantil pueden contribuir a la incomodidad que siente un niño de un juanete en vías de desarrollo, según Foot and Ankle Associates of North Texas. Evitar las bailarinas y los zapatos de tacón puede retardar la progresión del desarrollo de juanetes de adolescente. Asegurarse de que los zapatos de un niño se ajustan correctamente puede aliviar el dolor de los juanetes. Los podólogos recomiendan compras zapatos que sean amplios o estirar los zapatos del niño para proporcionar más espacio para los pies.

Opciones ortopédicas

A menos que el niño tenga un dolor severo, los podólogos prefieren tratar los juanetes de los adolescentes con medidas conservadoras. Los médicos podrían recomendar acolchar la articulación o añadir partes movibles que separen el dedo del pie grande del niño del segundo dedo. En los casos más severos, el podólogo podría prescribir rellenos ortopédicos para los zapatos del niño. Los aparatos ortopédicos impiden el movimiento excesivo de las articulaciones del niño, según Foot and Ankle Associates of North Texas. Tomar estas medidas puede evitar la intervención quirúrgica.

Soluciones quirúrgicas

La mayoría de los médicos no realizan cirugía de los juanetes en los adolescentes a menos que un niño tenga mucho dolor y la familia del niño haya agotado todas las demás opciones. La American Academy of Orthopedic Surgeons manifiesta que el juanete del niño podría volver a aparecer si la cirugía se realiza antes de que haya crecido totalmente. Cuando el esqueleto del niño es maduro, alrededor de los 17 años, el médico puede realizar un procedimiento de Lapidus. Lapidus implica una fusión de la articulación metatarsiana cuneiforme y la corrección de la posición del dedo gordo, así como la eliminación de la protuberancia dolorosa. La recuperación incluye seis semanas con una escayola seguidas por cuatro semanas de carga progresiva en un calzado deportivo.

Más galerías de fotos



Escrito por joanna ehlers | Traducido por maria gloria garcia menendez