Jogging y las palpitaciones

Es normal experimentar un aumento en el ritmo cardíaco al salir a correr, pero las palpitaciones del corazón son harina de otro costal. Aunque la mayoría de los casos de la caminata rápida (footing) relacionados con palpitaciones son menores, en algunos casos, las palpitaciones pueden ser un signo de una condición subyacente grave. Si notas cambios en tu ritmo cardíaco mientras sales a correr, no los ignores y busca el consejo de tu médico antes de continuar con un programa de ejercicios.

Identificación

Las palpitaciones del corazón son una forma de arritmia cardíaca, o trastorno del ritmo cardíaco. Son característicos porque se sienten como golpes rápidos, aleteos o palpitaciones irregulares. Puedes sentirlas en tu garganta, el cuello o el pecho. En raras ocasiones, pueden ir acompañadas de una sensación de malestar, sensación de mareo o incluso pérdida de la conciencia.

Causas

Las causas más comunes y menos perjudiciales de las palpitaciones del corazón son la ansiedad o el consumo excesivo de cafeína. Las fluctuaciones hormonales asociadas con la menstruación, el embarazo o la menopausia también pueden dar lugar a nuevos casos de palpitaciones, al igual que un nivel de potasio en sangre disminuido. Algunas de las causas potencialmente graves incluyen trastornos de la tiroides y enfermedades de las válvulas del corazón, como prolapso de la válvula mitral y fibrilación auricular.

Efectos de correr

Los "latidos perdidos" que sientes mientras corres a menudo son contracciones tempranas de las cavidades ventriculares en el corazón y deben desaparecer a medida que aumenta tu ritmo cardíaco. Si aumentan a medida que sales a correr, podría ser un signo de enfermedad cardíaca. El ejercicio aeróbico también puede aumentar las catecolaminas, las hormonas de "lucha o huida" liberadas por las glándulas suprarrenales en respuesta al estrés. Esto, a su vez, puede conducir a cambios en el ritmo cardíaco, como la fibrilación auricular. Un artículo publicado en 2005 en la revista "American Family Physician", señaló que las palpitaciones rápidas con el ejercicio son a menudo un signo de esta condición.

Prevención/solución

Evita los estimulantes como la cafeína, nicotina, medicamentos para el resfriado, suplementos de hierbas y bebidas energéticas antes y durante el ejercicio. Evita las drogas ilegales como la cocaína, que también pueden provocar palpitaciones del corazón. Realiza un seguimiento de las palpitaciones cardíacas, señalando: cuándo ocurren, cuánto duran y cómo te sentías cuando se produjeron, para que puedas compartir esta información con tu médico. Si tus niveles de potasio son bajos, añade más alimentos ricos en potasio a tu dieta, tales como bebidas deportivas, jugos de naranja y plátanos. Sin embargo, no tomes suplementos de potasio, ya que un exceso de potasio es más peligroso que la carencia de él.

Advertencia

Consulta a un médico si experimentas palpitaciones, junto con mareos, falta de aliento, dolor en el pecho o desmayos. Mientras más graves los síntomas, más en serio debes tomar el problema, mientras que un latido perdido ocasionalmente no es tan preocupante. Pero si sientes latidos cardíacos adicionales con frecuencia, seis o más por minuto que vienen en grupos de tres o más, o si tu frecuencia cardíaca está por encima de 100 latidos por minuto, consulta a un profesional de la salud tan pronto como sea posible.

Más galerías de fotos



Escrito por bonnie singleton | Traducido por vanina frickel