Cómo usar jengibre para tratar problemas sinusales

El jengibre (ginger) se ha utilizado durante siglos para tratar una variedad de afecciones, desde malestar intestinal hasta problemas sinusales. Estos últimos a menudo ocurren junto con el resfrío común y pueden provocar congestión nasal, inflamación en los ojos y dolor en el rostro y la cabeza. Los problemas sinusales también pueden ser el resultado de alergias, bacterias e infecciones fúngicas. Tomar una taza de té de jengibre tibio puede ayudar a aliviar la presión y el dolor de los problemas sinusales. El mismo té se puede aplicar en el rostro a modo de compresa para aliviar los síntomas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • 1-1/2 cucharadita de raíz de jengibre rallada
  • Agua hirviendo
  • Un vaso medidor para 2 tazas
  • Estopilla o filtro para café
  • Una taza
  • Miel
  • Limón
  • Una cuchara
  • Una toalla de manos

Instrucciones

    Té de jengibre

  1. Coloca el jengibre rallado en el vaso medidor.

  2. Vierte agua hirviendo en el vaso medidor hasta alcanzar la marca de 1 taza y media. Deja reposar, o en infusión, durante 10 minutos.

  3. Coloca una estopilla o filtro de café sobre una taza, con los bordes sobre la parte externa de la misma. Con la mano, sostén firmemente el filtro y vierte el té en la taza. Retira la estopilla o el filtro.

  4. Agrega limón y miel para mejorar el sabor.

    Compresa de jengibre

  1. Prepara el té de jengibre como se indica más arriba. Deja enfriar un poco la preparación de modo que no esté tan caliente como para causar quemaduras en tus manos.

  2. Sumerge una toalla de mano en el té caliente y escurre el exceso de agua.

  3. Acuéstate y cierra los ojos. Coloca la toalla humedecida en té sobre tu rostro y respira el vapor. Repite cuatro o cinco veces o hasta que el té se haya enfriado.

Consejos y advertencias

  • El jengibre tiene un sabor intenso y picante que se suaviza mediante la adición de edulcorante. Si el té es demasiado fuerte, agrega un poco más de agua la próxima vez.
  • Puedes usar azúcar para endulzar el té, pero la miel ayuda a aliviar el dolor de garganta que suele acompañar los síntomas del resfrío y la sinusitis.
  • El jengibre fresco a menudo se vende en la sección de frutas y verduras de las tiendas de comestibles
  • Si no puedes conseguir jengibre fresco o prefieres no usarlo, puedes encontrar bolsas de té de jengibre en la sección de café y té de las tiendas de comestibles. Prepáralo como cualquier otro té y endulza con limón y miel.
  • El té estará caliente, así que deja que se enfríe un poco antes de beberlo.

Más galerías de fotos



Escrito por april fox | Traducido por valeria d'ambrosio