Jengibre y la enfermedad del hígado graso

La famosa especia y medicina tradicional, el jengibre (ginger), puede tener cierto potencial como tratamiento para el alcohol-inducido, así como la enfermedad de hígado graso no alcohólico. Aunque muy pocos estudios bien diseñados en humanos se han realizado para hacer recomendaciones firmes, el jengibre es seguro para la mayoría de la gente, y puede ayudar a mantener un hígado sano. Pregúntale a tu médico si el jengibre suplementario es seguro para ti.

Jengibre

El jengibre es el rizoma subterráneo, o de la raíz de la planta Zingiber officinale. Los aceites volátiles y compuestos fenólicos picantes como gingeroles y shogaoles le dan su sabor dulce y picante y renombra cualidades medicinales. El jengibre se ha utilizado durante siglos para aliviar el malestar gastrointestinal, para el alivio del resfriado y la gripe, mareo, náuseas y apoyo inmunológico. La University of Maryland Medical Center señala que estudios prometedores se han realizado sobre las propiedades anti-inflamatorias del jengibre. El jengibre fresco o en polvo se puede utilizar en la cocina o en el té. De sus aceites se extraen tinturas y aceites para aromaterapia y suplementos dietéticos. Los suplementos de jengibre también están disponibles en forma de cápsulas.

Enfermedad de hígado graso

Hay dos tipos de enfermedad de hígado graso: inducidas por el alcohol y sin alcohol. El hígado graso inducido por el alcohol se produce cuando el consumo excesivo de alcohol hace que la grasa se ​​acumule en las células del hígado. Esta condición grave se caracteriza por una inflamación del hígado y sensibilidad en el lado derecho de la espalda inferior. Sus síntomas incluyen fiebre, ictericia, las arañas vasculares y un aumento de glóbulos blancos. Ocasionalmente, sin embargo, en otras personas la grasa se ​​acumula en el hígado, a veces por razones desconocidas. El hígado graso no alcohólico es a menudo asintomático e inofensivo, pero si el exceso de grasa causa inflamación puede conducir a problemas con la función hepática. Consulta a un médico para que diagnostique el estado de tu hígado.

Jengibre para el hígado graso

Un artículo publicado en la edición de enero de 2011 de "World Journal of Gastroenterology", argumenta que el jengibre tiene un gran potencial como tratamiento para la enfermedad del hígado graso no alcohólica o EHNA, y hace hincapié en la necesidad de investigar sobre el tema. Esta hipótesis se basa en los antioxidantes del jengibre y efectos para reducir los triglicéridos. Dado que el estrés oxidativo se cree que es una causa primaria del hígado graso no alcohólico, los antioxidantes como los de jengibre pueden ser capaces de prevenir o revertir la enfermedad. Sin embargo, son pocos los ensayos clínicos bien diseñados que han llevado a cabo hasta la fecha. Un estudio de 2008 en la revista "Fitoterapia" informa que la dieta de jengibre tenía una actividad antioxidante significativa en ratas con hígado dañados con alcohol. Sin embargo, no hay evidencia sólida de que el jengibre afecta a la enfermedad del hígado graso no alcohólico en los seres humanos.

Dosis de jengibre

La dosis normal de suplemento de jengibre para un adulto es de entre 75 y 2000 mg en dosis divididas cada día. Asegúrate de leer todas las instrucciones del fabricante del suplemento con cuidado. Busca suplementos que contengan 4 por ciento de aceite volátil o 5 por ciento de los compuestos picantes. También puedes tomar jengibre como té. Tritura 2 cdas. de la raíz, remoja en el agua caliente y bebe. Para un té más inmunoestimulante, mezcla ½ cdta. de jengibre, pimienta, clavo de olor y miel y remueve en agua caliente. Ralla el jengibre fresco y añade a aderezos para ensaladas, en salteados o productos horneados. Mantén la ingesta de jengibre diaria por debajo de 4 g para evitar problemas gastrointestinales.

Advertencia

Usar el jengibre puede causar efectos secundarios tales como ardor de estómago, diarrea e irritación de la boca, dice la University of Maryland Medical Center. Además, podrías experimentar complicaciones de salud si tienes cálculos biliares o trastornos hemorrágicos. El jengibre también puede interactuar con los medicamentos que estás tomando, como los anticoagulantes, medicamentos para la diabetes y los medicamentos para la presión arterial.

Más galerías de fotos



Escrito por lucy burns | Traducido por enrique alejandro bolaños flores