Jengibre para la digestión

El jengibre es una planta utilizada como especia potente en la cocina. El jengibre también tiene algunas propiedades medicinales y se ha utilizado en las tradiciones de hierbas asiáticas, de acuerdo con la University of Maryland Medical Center. Una de la mayoría de las ventajas bien conocidas del jengibre es su capacidad para reducir los problemas digestivos.

Beneficios digestivos

El jengibre ha demostrado que en algunos casos ayuda a mejorar el apetito y reducir los problemas digestivos como cólicos, diarrea, espasmos intestinales, gases e indigestión. Pero uno de los mayores beneficios bien documentados del jengibre es su capacidad para reducir las náuseas y los vómitos. Por ejemplo, tomar aproximadamente 1 gramo de jengibre antes de una cirugía puede ayudar a reducir los vómitos y las náuseas en las primeras 24 horas después de la cirugía, según MedlinePlus. El jengibre también puede reducir los vómitos y las náuseas en las embarazadas y en personas con mareos por el movimiento o mareos por el mar.

Cómo funciona

El jengibre contiene dos componentes (gingerol y shogaol) que se cree ayudan a estimular el flujo de los jugos digestivos del cuerpo, tales como la saliva, las secreciones gástricas y biliares, según el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center. El jengibre también puede ayudar a aumentar el tono muscular alrededor de los intestinos y ayudar al estómago a pasar los alimentos por el tracto digestivo. Adicionalmente, el jengibre puede ayudar a reducir las náuseas al interferir con los receptores de serotonina, que son responsables del envío de las señales de "vómito" al cerebro.

Investigación

En un estudio taiwanés publicado en la edición de mayo de 2008 de la "European Journal of Gastroenterology and Hepatology", los investigadores encontraron que los hombres que no comen ni beben durante ocho horas, pero luego ingieren 1.200 mg de jengibre antes de comer un plato de sopa serán más propensos a experimentar contracciones musculares en el estómago, ayudando al estómago a vaciar su contenido más rápidamente en el intestino delgado, que cuando ingerían el placebo. También informó que tenían más molestias digestivas cuando tomaban la sopa con el placebo en lugar de con el jengibre.

Tomando jengibre

El jengibre se presenta en diversas formas, incluyendo extracto, fresco y añadido a los alimentos, en saquito como el té, en cápsulas de polvo y cristalizado en una pastilla. Tomar entre 2 y 4 gramos de raíz fresca por día, o alrededor de 30 a 90 gotas del extracto, puede ayudar a reducir la indigestión, los gases y las náuseas, de acuerdo con la University of Maryland Medical Center. Si estás tratando de evitar los vómitos, tendrás que tomar alrededor de 1 gramo de jengibre en polvo cada cuatro horas o 2 cápsulas (1 gramo) cerca de tres veces al día. Las mujeres embarazadas que experimentan náuseas matutinas pueden tomar alrededor de 250 mg de jengibre cuatro veces al día. Los niños mayores de 2 años generalmente pueden tomar jengibre para tratar problemas digestivos, pero deben tomar la dosis adecuada en función de su peso. Por ejemplo, un niño de 50 libras (25 kg) debe tomar alrededor de 1/3 de la cantidad de jengibre que un adulto que pesa 150 libras (75 kg).

Efectos secundarios potenciales

Consulta con tu doctor antes de tomar el jengibre para tratar tus problemas digestivos. Una dosis excesiva de jengibre, particularmente la variedad en polvo, puede causa efectos secundarios leves como ardor de estómago, hinchazón y gases, según el Center for Complementary and Alternative Medicine. El jengibre también puede estimular la vesícula biliar y causar más problemas si tienes cálculos biliares.

Más galerías de fotos



Escrito por christa miller | Traducido por mariana van der groef