Jadeo excesivo después del ejercicio

El jadeo excesivo debido a la falta de aire después del ejercicio, puede ser causada por una condición médica como asma inducida por el ejercicio o una enfermedad del corazón. Asimismo, simplemente puede indicar que estás fuera de forma o te ejercitaste con demasiada intensidad para tu nivel de habilidad física. Si tu médico determina que no tienes ningún problema de salud grave que prohíba el ejercicio regular, tendrás la mayoría de los beneficios para la salud del ejercicio a un ritmo que no causa disnea extrema.

Asma inducida por ejercicio

Una condición que puede causar dificultad para respirar después del ejercicio es el asma inducida por el ejercicio o AIE. Los síntomas del AIE pueden aparecer durante o hasta un par de horas después del ejercicio, e incluyen dificultad para respirar, jadeos, tos y dolor de garganta. Durante un ataque de AIE, las vías respiratorias se inflaman en respuesta al ejercicio, lo que dificulta la respiración. Si eres propenso a esta afección, un ataque de AIE puede ser desencadenado por el ejercicio aeróbico prolongado, o hacer ejercicio en clima frío, el aire sucio, o cuando se está enfermo. Si tu médico determina que la AIE es la causa de tu dificultad para respirar después de hacer ejercicio, se puede prescribir medicamentos como broncodilatadores, medicamentos para la alergia, esteroides u otras personas que ayudan a prevenir ataques futuros.

Enfermedad cardíaca

La falta de aire en respuesta a la actividad física también puede indicar una afección cardíaca subyacente. La dificultad para respirar, especialmente si se acompaña de dolor en el pecho, después del ejercicio puede ser causado por una enfermedad cardiovascular, una enfermedad que hace que los vasos sanguíneos se estrechen u obstruyan, bloqueando el flujo de sangre al corazón. Dependiendo de la severidad y la progresión de la enfermedad cardiovascular, puede dar lugar a la angina de pecho, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular o insuficiencia cardíaca. Otros tipos de enfermedades del corazón, incluyendo defectos congénitos del corazón o cardiomiopatía, pueden hacer que te quedes sin aire en respuesta al ejercicio, incluso a la actividad física leve. El ejercicio de intensidad vigorosa podría ser especialmente peligroso para las personas con factores de riesgo para enfermedades del corazón, incluyendo a las personas mayores, las personas sedentarias, los diabéticos y las personas con presión arterial alta.

Disnea e intensidad del ejercicio

Si no tienes una condición de salud subyacente, pesada, la respiración rápida después del ejercicio suele indicar que has estado haciendo ejercicio a una intensidad alta en relación a tus habilidades. Según la American Heart Association, si falta el aliento rápidamente debido al ejercicio, especialmente si tienes que dejar de hacer ejercicio con el fin de recuperar el aliento, es probable que estés trabajando demasiado duro. Para obtener los mayores beneficios de salud de hacer ejercicio, es mejor hacer ejercicio en una intensidad que eleva la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria, pero sin causar cansancio ni dejar de hacer ejercicio demasiado rápido. Se está haciendo ejercicio a una intensidad adecuada si el ejercicio está dentro de tu rango de ritmo cardíaco objetivo: el 50 por ciento a 85 por ciento del ritmo cardíaco máximo. Si tienes suficiente aire para mantener una conversación durante el ejercicio, pero no lo suficiente como para cantar, es probable que esté trabajando dentro de este rango, de acuerdo con la AHA.

Cuándo ver al médico

Es importante buscar atención médica de emergencia si la falta de aliento se acompaña de dolor en el pecho, un ritmo cardíaco irregular o desmayos. También se debe llamar al 911 si se está tan falto de aliento que hay dificultad para caminar y hablar. Aunque el ejercicio es una buena manera de prevenir las enfermedades del corazón y otras enfermedades crónicas, la AHA recomienda consultar a un médico antes de comenzar un programa de ejercicios si eres de mediana edad o más y no has trabajado en mucho tiempo, has sido previamente diagnosticado con una enfermedad del corazón, tomas medicamentos para la presión sanguínea o si sientes falta de aliento extrema después de un esfuerzo físico leve.

Más galerías de fotos



Escrito por shannon george | Traducido por ana laura nafarrate