El jacuzzi después del ejercicio extenuante

Para hacer ejercicio hay una gran cantidad de actividades, desde caminar o trotar (actividades de bajo impacto) hasta actividades de gran intensidad como correr a máxima velocidad. Las herramientas para recuperarte después de realizar estas actividades extenuantes son vitales para reducir la fatiga, el riesgo de alguna lesión y para estar listo para la siguiente sesión de ejercicio. Mucha gente gusta de visitar el sauna, la tina o el jacuzzi después de ejercitarse, ya que se cree que ayudan en el proceso de recuperación.

Ejercicio extenuante

El ejercicio de alta intensidad consiste en realizar actividades que incrementan el ritmo cardiaco a más del 65 por ciento recomendado por The American College of Sports Medicine, o ACSM. Este tipo de ejercicio puede ayudarte a bajar de peso al reducir la grasa corporal. Sin embargo, los ejercicios extenuantes también pueden hacerte más propenso a lastimarte, sobre todo si ya eres propenso a lastimarte. Tradicionalmente, la gente trota o camina para enfriarse y relajar los músculos y disminuir la rigidez.

El Jacuzzi

En apariencia, un jacuzzi se parece a una tina ya que contiene agua caliente y puedes permanecer sentado. Sin embargo, el jacuzzi se diferencia por sus sistemas de propulsión de agua. Estos sistemas tienen un efecto similar al de un masaje en los músculos, lo cual puede relajar la tensión en ellos. El efecto de este masaje, aunado al efecto del agua caliente, puede relajar los músculos y reducir la sensación de dolor y tensión que resulta del ejercicio.

Aumento de la circulación

Además de relajar los músculos, el jacuzzi puede ayudar a aumentar la circulación en las extremidades del cuerpo. El agua caliente ayuda a dilatar los vasos sanguíneos para aumentar el flujo de sangre por el cuerpo. Esto puede ser particularmente benéfico para la gente que tiene dolor en las articulaciones o que sufre de padecimientos como artritis, en los que la circulación es mala. La reducción del dolor puede mejorar el rango de movimiento y ayudarte a estar preparado para correr, golpear, o saltar en tu próxima sesión de ejercicio.

Precauciones

Aunque un jacuzzi puede brindarte beneficios después de ejercitarte, es importante tener ciertas precauciones y estar al tanto de posibles riesgos. Siempre debes enfriar tu cuerpo y bajar tu ritmo cardíaco antes de entrar al jacuzzi. El ejercicio extenuante aumenta ambos y ésto, sumado a la temperatura del jacuzzi, puede causar un exceso de esfuerzo en tu corazón. Realiza una actividad de enfriamiento antes de entrar al agua y abstente de hacerlo si te sientes mareado, abrumado indispuesto. El Jacuzzi puede aumentar estos síntomas y causar un ataque cardíaco. Para las mujeres embarazadas el jacuzzi también está contraindicado, de acuerdo con The Yale Medical School of Medicine Medical Group.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer andrews | Traducido por ricardo frot