¿Qué es la IVF?

En los embarazos por IVF son comunes los nacimientos múltiples.

La fertilización in vitro, o IVF, es un procedimiento médico desarrollado a finales de 1970 para el tratamiento de la infertilidad. Fundamentalmente, IVF implica que un médico extraiga óvulos del cuerpo de una mujer y los fecunde en un laboratorio o "in vitro", en lugar de permitir que sean fecundados naturalmente en el cuerpo de una mujer o "en vivo." En 2010, casi 150.000 de los procedimientos de IVF se intentaron en Estados Unidos solamente.

Razones para hacerte una IVF

Principalmente, la IVF es utilizada por las mujeres con las trompas de Falopio bloqueadas. También se utiliza en casos de infertilidad masculina cuando un hombre tiene tan pocos espermatozoides sanos que no hay casi ninguna posibilidad de fecundación natural. Otras razones comunes para utilizarla incluyen los problemas de calidad o de cantidad de huevos ("reserva ovárica"), especialmente en mujeres de 35 a 40 años o más. Las mujeres con problemas de fertilidad como la endometriosis, trastornos de la ovulación como el síndrome de ovario poliquístico, PCOS o la esterilidad de origen desconocido, con frecuencia también conciben por el uso de la IVF si otros tratamientos no han dado lugar a un embarazo. También se utiliza para realizar el diagnóstico genético de preimplantación, un método para prevenir la transmisión de enfermedades genéticas de padres a hijos, así como para reducir el riesgo de aborto involuntario recurrente.

El proceso de la IVF

La IVF consiste en un mínimo de seis pasos: 1) A la mujer se le administran medicamentos para desactivar temporalmente su sistema natural hormonal reproductivo. 2) Con medicación adicional se estimulan los ovarios para que producan óvulos múltiples simultáneamente en contraposición al único huevo que el cuerpo produce de forma natural cada mes. 3) Vigilancia médica intensiva de la respuesta del paciente a la medicación, por lo general a través de análisis de sangre y/o ultrasonidos cada uno a tres días de 10 a 14 días. 4) Recuperación de oocitos, un procedimiento quirúrgico menor realizado bajo anestesia general cuando los huevos se eliminan del cuerpo de la mujer. 5) En el laboratorio de embriología se combinan los huevos y el esperma y los embriones resultantes se incuban con cuidado durante tres a seis días y 6) Transferencia de uno o más embriones al útero de la mujer.

Riesgos

En general, la IVF es una opción de tratamiento para la fertilidad segura y bien tolerada. Sin embargo, al igual que con cualquier intervención médica o quirúrgica, existen algunos riesgos. Un riesgo es el de embarazos múltiples. Los datos recientes de los Centers for Disease Control and Prevention muestran que, en general, de las mujeres que conciben a través de la IVF, aproximadamente dos tercios tienen embarazos con feto único y un tercio múltiples. La gran mayoría de los embarazos múltiples son gemelos. Trillizos (o más) son raros (1% o menos).

Las mujeres que son sensibles a la medicación para la fertilidad pueden experimentar el síndrome de hiperestimulación ovárica (OHSS), que puede causar dolor abdominal, distensión y náuseas. En el 1% de los casos, las mujeres experimentan deshidratación, líquido en los pulmones u otros síntomas que requieren hospitalización. El OHSS se resuelve con el tiempo y las nuevas estrategias que se centran en la prevención del mismo han tenido bastante éxito.

Las mujeres que necesitan IVF para concebir se encuentran en mayor riesgo de presentar algunas complicaciones obstétricas como aborto involuntario, parto prematuro, problemas de la placenta y parto por cesárea. Muchos de estos riesgos están probablemente relacionados con la alta incidencia de embarazos de gemelos en la IVF más con el procedimiento de IVF en sí.

La gran mayoría de los bebés de IVF son tan saludables como los niños concebidos naturalmente. No obstante, algunos estudios han sugerido que los bebés de IVF tienen un mayor riesgo de defectos de nacimiento que otros niños. No está claro en qué medida estos problemas están relacionados con la presencia de la infertilidad en los padres, en oposición al procedimiento de IVF en sí.

Tasa de éxito

La tasa de éxito de la IVF es muy variable. Si una mujer decide usar sus propios óvulos, el principal factor de predicción de éxito de la IVF es su edad. En las mujeres menores de 35, aproximadamente el 50% de los ciclos de IVF resultan en un embarazo, en cambio, menos del 10% de los procedimientos de IVF en mujeres 43 años o más tienen éxito.

Foto: Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por joshua u. klein, md
Traducido por sofía bottinelli