Cómo hacer que las inyecciones duelan menos en un pre adolescente

Incluso tu pre adolescente más grande puede temer a las inyecciones como un niño. No importa que tan grande sea tu hijo, las inyecciones duelen. Si tu pre adolescente tiene una cita para recibir vacunas o algún otro tipo de inyección, puedes ayudar a calmar sus miedos así como disminuir el dolor asociado con la aguja. Sólo toma un poco de preparación, unas cuantas técnicas de distracción y algo que le guste mucho hacer a tu hijo al terminar la cita.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Libro
  • Sistema de audio con auriculares
  • Fotografías graciosas

Instrucciones

  1. Prepara a tu hijo. Habla con él acerca de por qué le tienen que inyectar la vacuna para inmunizarlo o para prevenir la gripe. Cuando entienda la necesidad de la inyección, es más probable que la acepte, lo que puede calmarlo y darle seguridad para no sentir tanto dolor. Contesta todas las preguntas que pueda tener y no le digas que no va a doler en absoluto. Sabes que la inyección le va a doler, y mentirle al respecto puede hacer que pierdas su confianza.

  2. Distrae a tu hijo en la oficina del doctor. Lleva un libro para leerle o dile que lleve su libro favorito. Un sistema de audio como un iPod con auriculares es otra manera de distraer a tu hijo mientras le están poniendo la inyección. Las fotografías graciosas también pueden ayudar a que se enfoque en algo agradable en lugar de la incomodidad de recibir una inyección. Enseña a tu hijo a soplar aire como si estuviera haciendo burbujas, lo que puede reducir el dolor, de acuerdo a un artículo publicado en 1994 de "Pediatrics". Tú también debes permanecer distraído. De acuerdo a un artículo publicado en 2007 de "Pediatrics", los padres que están calmados en la oficina del doctor pueden tranquilizar los miedos de sus hijos al recibir una inyección.

  3. Pregunta si se puede aplicar una crema adormecedora o alguna otra herramienta para reducir el dolor. Muchos pediatras tienen anestésicos tópicos como lidocaína en su oficina, algunos tienen anestésicos en aerosol para el mismo propósito. Si tu pre adolescente está particularmente nervioso por el dolor, una de estas opciones puede ayudarle a reducir su ansiedad así como su dolor.

  4. Dale algo a tu hijo que lo emocione después de la inyección. Podrías llevarlo a comer un helado o alguna otra cosa que le guste. Pueden ir a ver una película o alquilar una y verla en casa. Si tu hijo tiene algo en que enfocarse para después de la inyección, es probable que sea menos renuente a ir al doctor y eso puede reducir el dolor también.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por mariana groning