Cómo invitar a los adolescentes a la escuela dominical

Invitar a los adolescentes a la escuela dominical es la parte fácil. Convencerlos de que vale más la pena levantarse para acudir a la escuela dominical en vez de quedarse a dormir y que dediquen parte de su tiempo libre para participar en el programa es más difícil. Los adolescentes pueden sentir que la escuela dominical es un poco anticuada, rígida y que no aplica a sus propias experiencias personales; razón por la que flexibilizar las normas y hacerla atractiva son la clave para que los adolescentes efectivamente asistan.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Pide a los jóvenes que acudan personalmente a la escuela dominical, a través de un mensaje de texto, por correo electrónico o incluso por correo postal. Lo esencial es comunicar que van a disfrutar de la experiencia, y que no se sientan como si estuvieran en un ambiente educativo con reglas estrictas y asignaturas estandarizadas. La escuela dominical debe educar a los adolescentes acerca de Jesús y de la Biblia, pero no tiene por qué ser aburrida o fastidiosa.

  2. Relaja el código de vestimenta. Los adolescentes ya tienen demasiadas reglas y bastantes personas que les dicen cómo vestirse. La idea de tener que levantarse un domingo por la mañana y vestir formalmente podría no atraer a muchos, así que haz saber a los adolescentes que invites a la escuela dominical que el código de vestimenta es apropiado, pero informal. Esto podría hacer que más adolescentes estén dispuestos a acudir a la clase.

  3. El sitio web Rethinking Youth Ministry aconseja hablar con los adolescentes acerca de cómo el programa de la escuela dominical ayudará a educarlos a través de la tutoría y los acontecimientos actuales en lugar de un plan de estudios estandarizado. Los adolescentes tienen un plan de estudios establecido que deben seguir en la escuela regular, así que la idea de añadir otro para el fin de semana podría hacer que algunos abandonen la idea de acudir. En su lugar, explica a los adolescentes que la lección de cada semana se centrará en algo fácilmente identificable, como algún suceso de las noticias y cómo se relaciona con la Biblia, y cómo la lección bíblica puede trasladarse a sus propias vidas.

  4. Sé creativo con los sitios para la escuela dominical, aconseja el sitio web Rethinking Youth Ministry. Por ejemplo, los adolescentes pueden no entusiasmarse con la idea de asistir a una clase de escuela dominical en una habitación dentro de un edificio de la iglesia. Probablemente prefieran pasar su tiempo libre en un ambiente informal, por lo que incorpora esto a tus clases. Empiecen a tener reuniones de la escuela dominical en el patio de la iglesia o en la biblioteca, o en un parque cercano. Proporciona donas o aperitivos, café, café con leche y agua. De esta manera, puedes informar a los adolescentes a los que has invitado a la escuela dominical que pueden relajarse, disfrutar del buen clima y de una bonita vista mientras interactúan con otros adolescentes y aprenden acerca de Jesús, la Biblia y cómo vivir una vida mejor.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por josé antonio palafox