¿Ser intolerante al gluten puede ocasionar aumento de peso?

La intolerancia al gluten describe a una enfermedad que ocurre cuando el cuerpo ataca por error a las células que recubren al intestino delgado en respuesta al gluten, que es la proteína encontrada en el trigo, el centeno y la cebada. Los doctores se refieren a la intolerancia al gluten como enfermedad celíaca o celiaquía. Si una cura o tratamiento específico, un paciente solamente puede controlar sus síntomas eliminando el gluten de su dieta. Los síntomas de la intolerancia al gluten varían entre pacientes. Por ejemplo, algunos pueden experimentar un aumento de peso como consecuencia de la hinchazón, mientras que otros pueden bajar de peso debido a un problema con la absorción de nutrientes.

Enfermedad celíaca

Para comprender los síntomas de la enfermedad celíaca y cómo es que una enfermedad puede causar que una persona aumente de peso y que otra lo baje primero debes comprender lo que pasa con el cuerpo como resultado de la intolerancia al gluten. En una persona con enfermedad celíaca, ingerir un alimento que contenga gluten desencadena una reacción en el sistema inmunológico para liberar anticuerpos que atacan específicamente a las células que recubren al intestino delgado. Este recubrimiento contiene pequeñas protuberancias en forma de dedos conocidas como vellosidades que incrementan el área superficial para permitir la máxima absorción de nutrientes. Los anticuerpos atacan a esas vellosidades y con el tiempo las destruyen, reduciendo la capacidad del intestino delgado de absorber nutrientes.

Aumento de peso

Cuando el intestino delgado tiene problemas para absorber la mayor parte de los nutrientes de cualquier alimento, la materia consumida continúa su paso hacia la porción inferior del intestino delgado y el intestino grueso, o colon. Las bacterias de esas secciones del tracto digestivo intentan digerir aún más las partículas de los alimentos, lo que produce gas. El exceso de gas en el intestino causa hinchazón y aumento de peso. Junto con esa hinchazón muchos pacientes experimentan estreñimiento, que también contribuye con el aumento de peso. A pesar del daño en el recubrimiento del intestino delgado, éste sigue absorbiendo agua de la comida. El estreñimiento ocurre debido a que los alimentos que pasan al intestino grueso incrementan pero el volumen de agua permanece igual.

Pérdida de peso

Aunque ser intolerante al gluten puede ocasionar que aumentes de peso, muchos pacientes con enfermedad celíaca experimentan una pérdida de peso. El daño al intestino delgado inhibe la absorción de nutrientes, incluyendo carbohidratos, proteína y grasa. Dado que estos tres macronutrientes sirven como fuente de calorías y energía para el cuerpo, los problemas para absorberlos significan que continuarás bajando de peso a pesar del consumo de calorías. La mala absorción de alimentos puede causar diarrea crónica, que también fomenta la pérdida de peso. La diarrea crónica y otros síntomas que la acompañan crean una pérdida del apetito que contribuye con la disminución de peso.

Otros síntomas

Además de la pérdida o el aumento de peso, el estreñimiento o la diarrea, un paciente que sufra de la enfermedad celíaca puede experimentar muchos otros síntomas. La incapacidad de absorber nutrientes significa que su cuerpo no puede obtener energía de los alimentos, lo que da como resultado la fatiga. Su cuerpo también tiene problemas para absorber vitaminas y minerales, ocasionando deficiencias que pueden causar diversos síntomas como hormigueo en manos o pies, anemia, depresión, ansiedad, convulsiones, problemas de fertilidad y erupciones en la piel.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie chandler | Traducido por juliana star