La intolerancia al gluten y los riñones

Normalmente, el sistema inmunológico te protege de las enfermedades. Pero si tienes una enfermedad autoinmune, ataca a tus órganos y tejidos sanos pensando que son invasores. La intolerancia al gluten es un trastorno autoinmune que afecta el tracto digestivo. El mismo mediador inmune que causa la intolerancia al gluten también puede ser responsable de la nefropatía por inmunoglobulina, un trastorno autoinmune que afecta a los riñones.

Intolerancia al gluten

La intolerancia al gluten es también conocida como la enfermedad celíaca. Si padeces esta condición y comes alimentos que contienen gluten, tu cuerpo reacciona atacando a tu intestino delgado, causando inflamación y daño. El daño también afecta la capacidad del cuerpo para absorber los nutrientes, lo que puede llevar a la desnutrición. Es genética y, a menudo se desencadena por un estrés tal como el embarazo, cirugía, infección viral o el estrés emocional severo. Es incurable, pero se puede manejar evitando todos los alimentos que contienen gluten.

Riñones

Además de afectar el tracto digestivo, la intolerancia al gluten también puede causar problemas en los riñones. La nefropatía por inmunoglobulina A es una condición en la que un anticuerpo llamado inmunoglobulina A o IgA, se acumula en los riñones, lo que impide que filtren los productos de desecho, electrolitos y agua de la sangre. También puede hacer que tu cuerpo derrame proteína y sangre en la orina, aumento la presión arterial y causando hinchazón en las extremidades. Con el tiempo, la nefropatía por IgA puede llegar a provocar que tus riñones fallen. Al igual que la intolerancia al gluten, no se puede curar, pero puedes retardar la progresión del daño con la medicación. Evitar los alérgenos alimentarios, como el gluten, también ayuda.

Dieta libre de gluten

Una dieta libre de gluten puede ayudarte a manejar tu intolerancia al gluten y los posibles problemas renales relacionados. Debes evitar todos los alimentos que contienen gluten, incluyendo productos hechos con o que contienen trigo, centeno o cebada. Estos productos incluyen la mayoría de los panes, pastas, cereales y bocadillos. También es necesario que evites una serie de alimentos procesados, tales como fiambres, salchichas, patatas fritas, mezclas de arroz, sopas, salsa de soja y verduras en salsas de queso. Una cuidadosa lectura de las etiquetas puede ayudarte a identificar los alimentos que contienen gluten para que puedas eliminarlos de tu dieta.

Recomendaciones dietéticas adicionales

Si tu intolerancia al gluten afecta tus riñones puede que tengas que realizar cambios adicionales a tu dieta para ayudarte a preservar la función renal. Además de la eliminación del gluten, también debes restringir tu ingesta de sodio. Reducir la sal significa no añadirla a los alimentos y limitar tu consumo de alimentos ricos en sodio, como la comida rápida, sopas, patatas fritas y condimentos salados. También puede ser necesario limitar la ingesta de proteínas. En algunos casos, los médicos pueden recomendar una dieta vegetariana para ayudar a tratar la nefropatía por IgA.

Más galerías de fotos



Escrito por jill corleone, rdn, ld | Traducido por barbara obregon