Intolerancia al gluten y edema

La intolerancia al gluten, también llamada enfermedad celíaca, es un trastorno autoinmune que daña al intestino delgado y causa una mala absorción de vitaminas y otros nutrientes. Los celíacos tienen una reacción crónica a los glútenes encontrados en cereales como el trigo, la cebada, el centeno y la avena cuando se contaminan con estos otros granos. La enfermedad celíaca tiene una gran variedad de síntomas que también pueden aparecer en otras enfermedades, haciéndola difícil de diagnosticar. Uno de estos síntomas es el edema, también conocido como hidropesía o retención de líquidos.

Las causas de la intolerancia al gluten


La intolerancia al gluten es una enfermedad genética común.

La intolerancia al gluten es una de las enfermedades genéticas más comunes, afectando a una de cada 266 personas en el mundo y una de cada 133 en los EE.UU., de acuerdo con al Celiac Disease Center de la Columbia University. Puedes llegar a ser intolerante al gluten a cualquier edad. Los desencadenantes incluyen la predisposición genética, factores ambientales como la exposición al trigo, factores situacionales como el estrés, factores físicos tales como el embarazo o factores patológicos como la infección viral.

Los síntomas de la intolerancia al gluten


La fatiga crónica puede ser causada por la intolerancia al gluten.

Los síntomas de la intolerancia al gluten pueden variar de extremos a muy leves o incluso inexistentes. Ellos incluyen trastornos digestivos, fatiga crónica, pérdida de densidad ósea, irritaciones de la piel y problemas neurológicos. Los niños pueden estar pálidos, irritables y no desarrollarse. El edema es un síntoma clásico de la intolerancia al gluten. Se caracteriza por la acumulación de cantidades anormalmente grandes de fluido entre las células del cuerpo o en el sistema circulatorio, lo que lleva a la hinchazón y piel tensa y brillante. La presión sobre el área inflamada puede dejar una huella.

El edema y la intolerancia al gluten


Los dolores musculares pueden ser causados ​​por el edema.

Otros síntomas de edema que pueden ocurrir incluyen la dificultad para respirar, hinchazón abdominal, dolores musculares y aumento repentino de peso debido a la retención de líquidos. El edema afecta más comúnmente los pies, los tobillos, las piernas, la cara y las manos. Es causada por la intolerancia al gluten debido a la mala absorción de la proteína. Si la intolerancia al gluten no se diagnostica y se produce la malnutrición, los niveles de proteína en la sangre disminuyen. Los niveles de proteína en la sangre normales evitan las fugas de líquido de los vasos sanguíneos. Los bajos niveles de proteína de la sangre causan que los fluidos pasen de los vasos sanguíneos a los espacios de tejido entre las células, lo que conduce a un edema.

Tratamiento para el edema


Un diurético puede ser prescrito para el edema.

Si sufres de edema, tu médico puede prescribir un diurético o "píldora de agua" para reducir la retención de líquidos. Otras formas de aliviar el edema son mantener las piernas elevadas por encima de tu corazón, usar medias de soporte, tener cuidado de no permanecer de pie o sentarse durante largos períodos de tiempo y reducir el consumo de sal. Además, proteger las áreas inflamadas de presión, lesiones o condiciones extremas de temperatura. La piel quebrada en las zonas afectadas puede ser lenta para sanar y propensa a la infección.

Precaución


Cuida tu salud con una dieta libre de gluten.

No existe cura para la enfermedad celíaca. Si los síntomas no se detectan pueden dar lugar a complicaciones graves, como la anemia, la osteoporosis, el aborto involuntario, la enfermedad hepática y el cáncer de intestino. Evita los síntomas siguiendo una dieta libre de gluten. La reducción o desaparición de los síntomas no es una indicación de que ya no eres intolerante al gluten. Hasta que las pruebas hayan demostrado ser concluyentes, continúa adhiriéndote a una dieta libre de gluten, ya que podría producirse un daño permanente.

Más galerías de fotos



Escrito por yvonne hayton | Traducido por roberto garcia de quevedo