Cómo interpretar el comportamiento no verbal de un niño pequeño

Seguro, no es problema averiguar qué quiere tu hijo pequeño cuando dice la palabra "arriba"; lo levantas y él sonríe. Probablemente ya tenga un arsenal de unas cuantas palabras para ayudarte a comprender lo que quiere. Sin embargo, cuando te dice "da", puede ser un poco más difícil descifrar lo que está pidiendo. Afortunadamente, cuando comprendas las pistas no verbales, será más fácil interpretar lo que está tratando de comunicar.

Señales corporales

Un niño pequeño alcanzará las cosas que quiere, tirará o empujará las cosas cuando ya no esté interesado y levantará sus brazos cuando quiera que lo alces. Estas señales se vuelven relativamente fáciles de reconocer después de un tiempo, pero también hay comportamientos no verbales para hacerte saber lo que está sintiendo tu hijo. Por ejemplo, a menudo los niños pequeños frotarán sus ojos cuando se empiezan a cansar, o sus ojos se dirigirán hacia algo que quieren. El llanto y las quejas de un niño pequeño son otros comportamientos no verbales, pero a veces pueden ser más difíciles de leer al comienzo. Escucha el tono, registro y fuerza del llanto y después de un tiempo, empezarás a distinguir la diferencia entre el llanto que indica que está cansado y el que te dice que su hermano le acaba de quitar un juguete y no se lo está tomando bien.

Modelar

Tú eres el profesor definitivo en la vida de tu hijo, y es probable que muchos de sus comportamientos no verbales hayan sido aprendidos por ti. Por ejemplo, si te colocaste tu abrigo o chaqueta cada vez que lo sacas a jugar, es probable que trate de darte la chaqueta para decirte que está listo para jugar afuera. Si tu niño más grande te da sus aparatos electrónicos para que los arregles o les pongas baterías nuevas, el niño probablemente te dé sus juguetes cuando sienta que no están funcionando apropiadamente.

Interrogar

Igual que cualquier cosa en la vida, si no tienes las respuestas, haz preguntas. Si está apuntando al refrigerador, probablemente es bueno asumir que quiere algo de ahí. Así que, piensa sobre qué alimentos o bebidas está acostumbrado a consumir del refrigerador y empieza a hacer preguntas: "¿Tienes sed? ¿Quieres un vaso de leche?" Los niños pequeños pueden tener dificultades tratando de comprender tu comunicación completamente verbal, así que muéstrale el elemento del refrigerador para darle una imagen que acompañe a la palabra. Si no lo descifras la primera vez, sigue haciéndolo. Es posible que no ser comprendido pueda ser frustrante para tu hijo, pero trata de mantenerte calmada y habla con una voz suave. El ejercicio no sólo te ayudará a descubrir qué quiere tu hijo; también le estarás ayudando a aprender nuevas palabras.

Busca confirmación

De la misma manera en que él está usando el comportamiento no verbal para tratar de decirte algo, probablemente use el mismo tipo de comportamiento para hacerte saber cuando adivines bien o mal. La primera pista no verbal para mirar es: si se está quejando o enojando, probablemente se calme casi instantáneamente cuando averigües lo que está tratando de comunicar. Otros comportamientos que significarán tus éxitos serán el asentir con la cabeza, las sonrisas e incluso los aplausos. Cuando esté perturbado sobre perder su juguete favorito, se emocionará bastante cuando averigües lo que quiere y encuentres su juguete.

Reforzar las asociaciones

Una vez hayas averiguado lo que tu hijo está tratando de comunicar, repite la palabra una y otra vez para ayudarle a establecer una conexión entre la palabra y el objeto o acción. Si todo ese escándalo fue por haber perdido su camión de juguete, muéstraselo y di la palabra "camión", después dale el juguete y repite la palabra unas cuantas veces para ayudarle a reforzar la conexión. Antes de lo esperado, él entenderá tus señales verbales y no tendrá que apuntar a su montaña de juguetes para hacerte saber qué se le perdió; será capaz de decirte exactamente lo que quiere.

Más galerías de fotos



Escrito por rosenya faith | Traducido por ana maría guevara