Insuficiencia suprarrenal e hipoglucemia

Las glándulas suprarrenales, ubicadas en la parte superior de los riñones, trabajan con el hipotálamo y la glándula pituitaria para producir las hormonas cortisol y aldosterona. Según los Servicios de Información del Instituto Nacional de Endocrinología y Enfermedades Metabólicas (National Endocrine and Metabolic Diseases Information Services), el cortisol afecta a casi todos los tejidos y órganos del cuerpo. Su función principal es ayudar al cuerpo a lidiar con el estrés, pero también juega un papel en el mantenimiento de la presión arterial, de la función cardiovascular, de la respuesta del sistema inmune, de la regulación de la glucosa y del metabolismo de las proteínas, los carbohidratos y las grasas. La aldosterona es necesaria para el mantenimiento de la presión arterial y el equilibrio del agua y la sal. La insuficiencia suprarrenal es una condición que ocurre cuando las glándulas suprarrenales no producen suficiente cantidad de estas hormonas.

Insuficiencia suprarrenal primaria vs secundaria

La insuficiencia suprarrenal se clasifica como primaria o secundaria. La insuficiencia suprarrenal primaria, también conocida como enfermedad de Addison, es una condición caracterizada por glándulas suprarrenales dañadas que son incapaces de producir suficiente cortisol y frecuentemente aldosterona . La insuficiencia suprarrenal secundaria, que es más común que la primaria, se produce cuando la glándula pituitaria no produce suficiente cantidad de la hormona adrenocorticotropina (ACTH), que es responsable de estimular la producción de cortisol en las glándulas suprarrenales. Con una producción limitada de ACTH, los niveles de cortisol bajan y, después de un tiempo, las glándulas suprarrenales se encogen.

Causas

La insuficiencia suprarrenal puede ser causada por varios factores: trastornos autoinmunes, infecciones, cáncer, trauma, hiperplasia suprarrenal congénita y la extirpación quirúrgica de la pituitaria o de las glándulas suprarrenales. La insuficiencia suprarrenal también puede ser una condición temporal causada por el uso prolongado de esteroides, por medicamentos para bajar el cortisol para el síndrome de Cushing y por la extirpación de un tumor de la glándula suprarrenal.

Hipoglucemia

Hay varios síntomas que están asociados con la insuficiencia suprarrenal como fatiga, debilidad, pérdida de apetito, náuseas y vómitos, pero la hipoglucemia puede ser una de las más peligrosas. La insuficiencia suprarrenal primaria y secundaria se caracterizan por los bajos niveles de cortisol. Debido a esto, la glucosa en sangre, principal fuente de energía del cuerpo, no está regulada de manera eficiente y puede caer a niveles peligrosamente bajos. La hipoglucemia en la insuficiencia suprarrenal es más frecuente en los niños.

Síntomas y complicaciones de la hipoglucemia

Si las células del organismo están privadas de glucosa, el cuerpo entra en modo de hambre. Los síntomas de hipoglucemia incluyen confusión, incapacidad para realizar tareas rutinarias, visión borrosa o doble, palpitaciones, temblores, ansiedad, sudoración y hambre. Si se ignoran estos síntomas pueden producirse, convulsiones, pérdida del conocimiento y muerte.

Tratamiento

Según los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health), la insuficiencia suprarrenal se trata con medicinas hormonales de reemplazo diarias. La hidrocortisona, la dexametasona o la prednisona son glucocorticoides sintéticos que se pueden prescribir para actuar como un sustituto del cortisol. Para aquellos que tienen aldosterona insuficiente, se sustituye esta hormona con acetato de flludrocortisona, que puede requerir un aumento en el consumo de sal. Durante una crisis de insuficiencia suprarrenal aguda, que es una condición que pone en riesgo la vida y que se caracteriza por hipoglucemia y baja presión arterial acompañada de altos niveles de potasio, se requieren inyecciones intravenosas inmediatas de glucocorticoides y soluciones salinas y de dextrosa. Después de la recuperación, las cantidades de glucocorticoides y mineralocorticoides son reducidas a dosis de mantenimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por mandy seay | Traducido por francisco roca