Insuficiencia suprarrenal y el ejercicio

Los seres humanos tienen dos glándulas suprarrenales, una encima de cada riñón. Cada glándula de pequeño tamaño, 3 por 1/2 pulgadas, contrasta con su papel esencial en la producción de hormonas esenciales para las funciones fisiológicas básicas, tales como el ejercicio. Las enfermedades que impiden o reducen la producción de estas hormonas se llaman trastornos de insuficiencia suprarrenal. Si tienes alguno de estos trastornos, busca el consejo de tu médico acerca de tus rutinas de ejercicio.

Función suprarrenal normal

La médula, la parte interna de cada glándula adrenal, secreta las hormonas del estrés epinefrina y norepinefrina. La corteza, la porción exterior, es responsable de docenas de hormonas esteroides, especialmente de cortisol y aldosterona. El cortisol, también llamado hidrocortisona, afecta el equilibrio de glucosa del cuerpo y combate la inflamación. La aldosterona regula el equilibrio del cuerpo de agua, sodio y potasio y, por lo tanto, influye en el volumen sanguíneo y la presión arterial, de acuerdo con la Colorado State University.

Insuficiencia primaria

En los países más ricos, la insuficiencia suprarrenal primaria o enfermedad de Addison, ocurre con mayor frecuencia a causa de la destrucción autoinmune de la corteza suprarrenal. En los países más pobres es más comúnmente causada por infecciones de tuberculosis. Los síntomas de la enfermedad de Addison incluyen debilidad muscular y creciente fatiga, trastornos gastrointestinales, antojos de sal, azúcar en la sangre y pérdida de peso. Si no se diagnostica ni se trata, la enfermedad de Addison puede llevar a una muy baja presión arterial, deshidratación, shock y muerte. Las personas con enfermedad de Addison suelen tomar pastillas de hidrocortisona y fludrocortisona, un sustituto de la aldosterona, indica National Endocrine and Metabolic Diseases Information Service.

Insuficiencia secundaria

El trastorno de la insuficiencia secundaria adrenal genera tumores, infecciones u otros problemas que dificultan que la glándula pituitaria del cerebro produzca ACTH o corticotropina. Sin ACTH, la corteza suprarrenal deja de producir cortisol. Los síntomas y el tratamiento de la insuficiencia secundaria son similares a los de la enfermedad de Addison, excepto que la fludrocortisona es a menudo innecesaria. Merck Manuals Online Medical Library indica que debido a que la síntesis de aldosterona menudo continúa, por lo general, hay menos problemas con baja presión arterial y volumen sanguíneo restringido.

Cortisol

El ejercicio general estimula la corteza suprarrenal sana para producir más cortisol. Las personas con trastornos de insuficiencia adrenal no pueden responder al ejercicio de esta manera, y con frecuencia deben aliviarse gradualmente en nuevos regímenes. Muchos pueden y deben participar también en la exigencia física de los deportes como las carreras de larga distancia. Pero es posible que tengas que tomar dosis más altas de medicamentos cuando lo haces. Las formas más suaves de ejercicio generalmente no requieren altas dosis de medicamentos.

La aldosterona

El ejercicio estimula la corteza suprarrenal sana para liberar más aldosterona, lo que provoca que los riñones excreten más potasio y conserven más sodio. Esto permite que el cuerpo conserve agua y mantenga una presión arterial adecuada. Dado que las personas con la enfermedad de Addison no pueden incrementar su producción de aldosterona de esta manera, tienen que beber grandes cantidades de líquidos durante y después del ejercicio. No se recomiendan las bebidas deportivas con niveles altos de potasio.

Más galerías de fotos



Escrito por mary krane derr | Traducido por verónica sánchez fang