Instrucciones para masaje de manos

Al final de un largo día, es frecuente que te sientas estresada, cansada y dolorida de todo el cuerpo. Por ejemplo, quienes trabajan con sus manos podrían tener dolor en los nudillos y las muñecas. Darle a alguien un masaje de manos es una manera rápida para inducir la relajación. También te ayudará a conectar y relacionarte con quien recibe el masaje, ya sea que des masaje a una amiga, un familiar o a tu pareja.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Loción o aceite para masaje.

Instrucciones

  1. Lava y seca tus manos antes de iniciar el masaje.

  2. Coloca unas gotas de la loción o del aceite para masaje en la palma de las manos y frótalas entre sí.

  3. Extiende la loción sobre la mano y muñeca de la persona con movimientos fluidos, suaves y ascendentes. Desliza tu mano derecha desde los dedos hasta la muñeca y después hasta el codo. Repite el movimiento con tu mano izquierda. Aplica una ligera presión al deslizar tu mano sobre la palma, muñecas y dorso de la mano. Esta técnica se denomina deslizamiento (effleurage), y su propósito es preparar a la persona para recibir el masaje. Realiza esta maniobra unas seis veces.

  4. Desliza ambas manos por debajo de la mano. Descansa tus pulgares sobre la muñeca. Empuja suavemente hacia abajo y mueve tus dedos sobre la muñeca con movimientos circulares. Trabaja de la muñeca a los nudillos y regresa. Repite seis veces.

  5. Descansa una de sus manos sobre la tuya. Aprieta con la otra mano cada uno de los dedos entre los tuyos. Emplea movimientos circulares pequeños al masajear cada dedo desde la base hasta la punta. Repite la maniobra dos veces en cada dedo.

  6. Sostén la mano con la palma hacia arriba. Da ligeros golpecitos sobre la palma, usando la punta de tus dedos. Usa la palma de la mano o los nudillos para amasar la palma de la mano con un movimiento circular. Repite la maniobra seis veces cuando menos.

  7. Oprime varias veces los músculos debajo del pulgar, y después haz lo mismo con el músculo que se encuentra debajo del dedo meñique.

  8. Gira con suavidad la mano. Desliza tus dedos debajo de la muñeca y mano una o dos veces con una presión muy ligera.

  9. Repite todo el proceso en la otra mano para terminar el masaje.

Consejos y advertencias

  • No des masaje a nadie que esté embarazada o tenga problemas cardíacos, enfermedades infecciosas, diabetes, micosis, tumores, alergias cutáneas o blastomicosis. Antes de iniciar el masaje, pregunta siempre a la persona que recibirá el masaje si padece alguno de estos problemas de salud.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por sergio mendoza