Instrucciones para asar pez espada

El pez espada es uno de los pocos pescados que son fáciles asar: sus filetes de sabor fuerte son lo suficientemente resistentes como para soportar la alta temperatura requerida para lograr un pescado que queda marrón y crujiente en el exterior y húmedo en el interior. El pez espada (similar a otros peces grandes como el atún, el salmón y la caballa) es rico en ácidos grasos omega-3 y el vitaminas y minerales esenciales incluyendo el fósforo, la vitamina B-12, niacina y vitamina B-6. La American Heart Association recomienda que los adultos saludables coman al menos dos porciones de 3.5 onzas de pescado cocido todas las semanas; los filetes de pez espada asados pueden cumplir con esa recomendación rápidamente, de manera fácil y con óptima nutrición.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Filetes de pez espada de 1 pulgada de grosor, un total de 1 1/2 a 2 libras
  • Toallas de papel
  • Bandeja para hornear de vidrio
  • Tazón
  • Batidor
  • 1 taza de aceite de oliva extra virgen, más otro tanto adicional para aceitar la rejilla para asar
  • 3 a 4 cucharadas de jugo de limón fresco
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • Envoltura de plástico
  • Brocha de cocina
  • Espátula de metal de mango largo
  • Cuchillo de hoja fina
  • Platos para servir

Instrucciones

  1. Enjuaga los filetes con agua fría.

    Enjuaga los filetes de pez espada en agua fría y sécalos suavemente con toallas de papel. Colócalos filetes en una bandeja para hornear de vidrio. Combina el aceite de oliva, jugo de limón y pimienta en un tazón, bate hasta unir todos los ingredientes y vierte todo sobre el pescado.

  2. Refrigera la bandeja entre 30 minutos y dos horas.

    Cubre la bandeja para hornear con una envoltura de plástico. Refrigérala por un mínimo de 30 minutos y hasta 2 horas, volteando los filetes dos veces durante el tiempo de macerado.

  3. Calienta la parrilla a alta temperatura.

    Calienta la parrilla a gas o carbón a temperatura alta, con la rejilla para asar a 3 o 4 pulgadas de la fuente de calor. Utiliza la brocha para cubrir la rejilla para asar con aceite de oliva, drena los filetes de pez espada y colócalos sobre la parrilla.

  4. Asa los filetes.

    Asa los filetes, sin moverlos, por dos minutos, luego rótalos 45 grados para crear las marcas cruzadas en la superficie del pescado. Asa los filetes por otros dos minutos, luego voltéalos con una espátula de metal de mango largo. Ásalos por otros tres minutos adicionales.

  5. Verifica que la carne esté lista.

    Desliza un cuchillo de hoja fina en el centro de cada filete de pez espada. Levanta la carne suavemente con el cuchillo y obsérvala. Si el cuchillo atraviesa la carne fácilmente sin resistencia y la parte interior del filete ha perdido toda o casi toda su translucidez, el pescado está listo.

  6. Deja que los filetes descansen antes de servirlos.

    Quita los filetes de la parrilla y colócalos, con el lado de las marcas cruzadas hacia arriba, sobre platos o una bandeja. Permite que los filetes descansen tres minutos antes de servirlos.

Consejos y advertencias

  • Si prefieres que los filetes de pez espada estén jugosos, disminuye el tiempo de cocción a dos o tres minutos de cada lado.
  • Altera el favor de tus filetes de pez espada añadiendo hierbas y condimentos al macerado. Intenta con ajo, albahaca, romero, perejil o jugo de limón. Además, intenta añadir otros saborizantes como el jugo de lima, la salsa de soja y el vinagre.
  • Los filetes cocinados de manera simple combinan bien con salsas y condimentos a base de frutas.
  • La American Heart Associaction recomienda que los niños pequeños y las mujeres embarazadas eviten comer pez espada porque podría contener altos niveles de mercurio.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kerns | Traducido por ana grasso